LA VOZ LIBRE

AFGANISTÁN-ASAMBLEA

Inaugurada entre ataques insurgentes la asamblea de paz convocada por el presidente afgano

Efe
2010-06-02 08:11:00

Kabul.- La anunciada asamblea ("jirga") de la paz afgana, de la que se espera que salga el germen para poner en marcha el delicado diálogo con los grupos insurgentes, fue inaugurada hoy en medio del impacto de dos proyectiles y un abortado asalto suicida.

El primer cohete cayó en el área de Badam Bagh de Kabul, a unos 600 metros de la carpa habilitada para la asamblea justo cuando el presidente afgano, Hamid Karzai, pronunciaba el discurso de inauguración de la "jirga", de la que se han ausentado los talibanes y la oposición.

"No se preocupen, siéntense, todo va bien -conminó Karzai a los delegados tras escuchar el impacto-. Estamos acostumbrados a esto. Todo el mundo lo está, incluso mi hijo de tres años".

El Ministerio del Interior precisó que el segundo de los proyectiles llegó a penetrar en el recinto donde se desarrolla la asamblea, a unos 50 metros de la tienda de campaña que congrega a los asistentes, cuando Karzai ya había pronunciado su discurso y abandonado el lugar.

En esta ocasión, los delegados, tras el primer momento de conmoción, gritaron juntos "Alá es grande" y continuaron con sus deliberaciones.

En declaraciones a Efe, un portavoz del grupo insurgente Hizb-e-Islami, del ex muyahidín y ex primer ministro Gulbudín Hekmatyar, asumió la autoría del doble ataque, al igual que otro representante del movimiento talibán, Zabiullah Mujahid, citado por la agencia afgana AIP.

Poco después de este primer sobresalto, las fuerzas afganas mataron a dos insurgentes envueltos en un "burka" y equipados con chalecos suicidas y lanzagranadas que intentaban asaltar la "jirga", y detuvieron a un tercero que también se había disfrazado de mujer.

El portavoz del Ministerio del Interior, Zemarai Bashary, informó a Efe de que durante el combate no se registraron víctimas civiles, mientras que el movimiento talibán volvió a reivindicar este último ataque a través de su página web.

"No podemos decir ahora quiénes (han perpetrado estos ataques), la investigación está en marcha. La moral está alta entre los miembros de la 'jirga', no tienen miedo, continúan con su trabajo", aseguró en rueda de prensa horas después el portavoz de Presidencia, Wahid Omar.

A esta reunión tradicional afgana, de tres días, han sido convocados unos 1.600 legisladores, jefes de consejos provinciales, líderes tribales y religiosos y de la sociedad civil, además de 300 observadores, entre ellos diplomáticos extranjeros.

Pero la esperada "jirga", anunciada por Karzai en su discurso de renovación de mandato en noviembre de 2009 tras un proceso electoral lastrado por el fraude, es tan sólo de carácter consultivo y sus decisiones deben ser aprobadas por el Parlamento: su misión es diseñar una "hoja de ruta" para pacificar Afganistán.

"Queremos que los talibanes que escaparon del país a causa del maltrato del Gobierno o de los extranjeros vuelvan, tenemos que encontrar métodos en esta 'jirga' para traerlos de vuelta", expuso el presidente.

Karzai aclaró que la oferta de reconciliación no incluye a "aquellos que matan a niños, estudiantes. Con ellos, no hablaremos", aseveró.

El presidente afgano resumió la situación actual: "Los talibanes quieren a los extranjeros (en alusión a las tropas de ISAF) fuera de aquí, y los extranjeros quieren a los talibanes fuera de aquí. Mientras, el pueblo sufre".

Durante el encuentro, los delegados eligieron presidente de la "jirga" a Burhanudin Rabbani, quien ostentó la Presidencia afgana tras la caída del régimen comunista.

"Esto es el principio del proceso de paz. Pasará tiempo y habrá más debate antes de que haya algún resultado", asumió Rabbani.

Los delegados empezaron hoy a formar grupos de trabajo -se prevé que sean unos cuarenta- para perfilar al cierre de la "jirga", el día 4, un texto que sugiera los pasos a seguir en el llamado proceso de reconciliación.

El movimiento talibán se ha ausentado del evento y lo ha tachado de "propaganda", aunque la presencia de líderes tribales de zonas pastunes azotadas por la insurgencia sugiere que a través de ellos puede abrirse alguna vía de comunicación.

Incluso la principal coalición de partidos opositores, liderada por el ex candidato presidencial Abdulá Abdulá, ha descartado su participación al considerar que la reunión carece de legitimidad.

"Sería bueno para los opositores que no se excluyeran de la 'jirga', pero es su propia decisión", se resignó hoy el portavoz presidencial.

La ONU, a través de su enviado en Afganistán, Staffan de Mistura, expresó su apoyo "total" a esta iniciativa de Karzai y mostró su deseo de que alumbre "un diálogo nacional que traiga la paz a Afganistán", según una nota del organismo.

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook