LA VOZ LIBRE

Una cruel apoteosis de ternura

Jesús Royo Arpón
2010-06-02 12:52:14

El buenismo es ridículo. El nacionalismo es nefasto. Pero cuando se juntan el buenismo y el nacionalismo, su efecto es demoledor en la mente humana. Tanto la buena gente que se hace nacionalista como el nacionalista que pretende sumar su causa a las 'buenas causas' tienen en común la inanidad de su intento, la sonrisita vacua, el encefalograma plano. Ésa fue la sensación que me dio al ver en el Parlament de Catalunya a sus señorías aprobar, por unanimidad, faltaría más, la oficialidad de la Lengua de Signos Catalana. Fue una apoteosis de ternura: todos los diputados aplaudiendo al estilo sordo, moviendo las palmas sin batirlas y sonriendo, fundidos todos en una blanca sonrisa de mutua, recíproca y estúpida autofelicitación.

Por razones familiares, la lengua de signos es un tema al que no soy ajeno. Se trata de una conquista inmensa de la humanidad, que ha liberado a los sordos de la condición infrahumana a la que se vieron condenados la inmensa mayoría de sordos de la historia. Un hombre sin lenguaje es poco más que un animal indefenso. El acceso a la humanidad, a la condición humana, lo hacemos a través de la lengua. Pues bien, la lengua de signos fue el invento que dio a los sordos ese acceso al lenguaje y, por ende, a la humanidad, a su propia humanidad. Literalmente, los hizo humanos. Casi nada.

La lengua de signos es fruto de los estudios lingüísticos iniciados en la Ilustración europea. Es un sistema de señales visuales que 'ocupa el lugar' del lenguaje oral humano. Remarco 'el lugar' porque es materialmente así, ocupa la zona cerebral destinada al lenguaje oral, auditivo. Hay estudios que sostienen que el origen del lenguaje está en las manos, o sea, en el gesto: la palabra sólo sería una parte, la parte sonora, del gesto. Al hablar movemos las manos (y más los italianos). Y al revés, las operaciones manuales delicadas, como enhebrar la aguja, dibujar o cortar con tijeras, las acompañamos de movimientos de la lengua: señal de que las manos y la lengua se solapan en una misma zona cerebral. Pues bien, con el invento de la lengua de signos, los sordos pudieron hablar, y no un lenguaje limitado, sino la totalidad del lenguaje: contarse historias, expresarse, fantasear, representar aspectos formales de la realidad, filosofar. Todo.

Pero no es una lengua natural, sino artificial, de laboratorio, como el esperanto. Y dado que la sordera por lo general no se hereda, no es una lengua que pase de padres a hijos, sino que tiene que aprenderse en la escuela, como el latín. Tampoco es una traducción de la lengua natural, como sí lo es la lengua escrita (o la 'lectura de labios', otro sistema alternativo para los sordos). Lo más parecido a la lengua de signos son los iconos de las señales de tránsito, o los prospectos de IKEA, o las propias historietas 'sin palabras' del TBO. Entonces, ¿a qué viene lo de 'catalana' para la lengua de signos? Es como si los profesores de latín decidieran que aquí no enseñamos un latín cualquiera, sino un latín catalán. O un esperanto catalán. O que nuestras señales de tráfico son de clara raigambre catalana.

Nacionalistas, convenceos: hay veces en el que el adjetivo 'catalán' no es una mejora, ni un elogio, ni una ventaja, sino una solemne 'putada'. Los sordos catalanes, mediante el lenguaje de signos universal, podrían hablar y entenderse con todos los sordos del mundo. Gracias al Parlament, sólo podrán hacerlo con los siete mil sordos catalanes. Eso sí, no se entenderán con los sordos españoles. Soy malpensado, quizá se trataba sólo de eso.

Comentarios

Dice ser Annima
2010-08-08 22:02:59
Dice que por razones familiares la lengua de signos no le es ajena... ¿está seguro? porque no da pie con bola. No acierta en nada. Infórmese, señor Royo, porque a los que sí que nos concierne por razones personales, familiares, profesionales, etc. nos afectan estas informaciones incorrectas, que son las que hacen que la lengua de signos y las personas sordas sigan siendo grandes desconocidas.

Dice ser Anónimo
2010-06-08 20:26:48
Saber español es importante para poder comunicarse con la decadencia mental ,intelectual y humana que puebla buena parte de la península ibérica. Para poder apreciar los profundos pensamientos y reflexiones que emanan de esos sucios y degenerados cerdos.

Dice ser lope de vega
2010-06-07 21:04:11
Hablando de encefalograma plano... Ya ha visto la viga que tiene en el ojo? Probablemente esos sordomudos a los que no es ajeno se expresen en la lengua de signos española, que como su mismo nombre indica no es universal.

Dice ser Anónimo
2010-06-07 15:58:01
Malpensat? no!! només que desconeix totalment la Llengua de Signes Catalana i potser aquest desconeixement li minva qualsevol autoritat acadèmica a opinar tan lliurement sobre aquesta qüestió!!

Dice ser CAT//^//
2010-06-06 18:58:59
Cada comunidad lingüística tiene su lengua de signos.. o Royo es un inculto o miente para atacar a Catalunya. http://www.cursoitaliano.org/esitalian/signlanguage.asp http://www.cursosaleman.org/esgerman/signlanguage.asp

Dice ser Anónimo
2010-06-06 18:42:08
¿Este ignorante conoce que existe una lengua de signos española? Antes de opinar, este tipo de personajes debería informarse sobre el tema.

Dice ser yo
2010-06-03 13:07:55
Ignorante, losp ropios sordos de toda españa, incluyendo catalunya, saben que existen dos lenguas de signos en este país, la catalana y la española. No hables de lo que no sabes, porque además las lenguas de signos son naturales, de artificiales nada. IGNORANTE.

Dice ser Anónimo
2010-06-03 13:07:07

Dice ser Anónimo
2010-06-03 12:49:06
Todo lo que escribe, piensa o transpira este mentecato ampara al nacionalismo español de una manera u otra.

Dice ser manel
2010-06-03 09:52:49
toño, me gustaría que dijeses en qué parte del artículo se justifica, se elogia o se ampara al nacionalismo español.

Dice ser Too
2010-06-02 17:48:56
Es asombroso que el autor se centre sólo en la lengua de signos catalana, y parezca ignorar que hay también una lengua de signos española. En general, existen lenguas de signos separadas por países, y aunque existe una lengua internacional (el llamado "gestuno"), no está muy extendida. De nuevo se demuestra que los nacionalistas españoles son víctimas del conocido como "nacionalismo banal", por medio del cual ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. (y que conste que esto lo dice un partidario del gestuno y del esperanto, es decir, un verdadero anacionalista, que está harto de que la crítica al nacionalismo sirva para justificar el patrioterismo español)

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook