LA VOZ LIBRE

SUIZA-EEUU-UBS

Aprueban el acuerdo político para poner fin al escándalo de fraude fiscal de UBS

Efe
2010-06-17 10:39:00

Ginebra.- Después de una serie de vaivenes que parecían interminables quedó aprobado hoy el acuerdo fiscal entre Estados Unidos y Suiza para poner fin al escándalo de fraude fiscal que involucró a la filial de UBS en el primer país, donde ayudó e incluso incitó a ciertos clientes a evadir impuestos.

Las informaciones bancarias de 4.450 clientes del banco podrán ser transmitidas cumpliendo el plazo establecido (19 de agosto) a la autoridad fiscal estadounidense, que ha advertido que procesará a los responsables de delitos impositivos con los datos que obtenga.

EEUU emprendió a finales de 2008, en plena crisis financiera, la persecución de sus ciudadanos con cuentas escondidas para evadir impuestos, una práctica de la que UBS fue cómplice, según confesaron a la Justicia estadounidense sus propios gestores de fortunas involucrados.

La reacción de Washington ante esos testimonios fue la de exigir a UBS la entrega de los datos de 52.000 de sus clientes en EEUU, un abierto desafío al estricto principio del secreto bancario que imperaba en ese momento en la plaza helvética.

Ese reclamo de EEUU coincidía justamente con los ataques internacionales contra el secreto bancario, cuyo primer quiebre mayor ocurrió cuando el Gobierno suizo tuvo que pactar con Washington la entrega de las informaciones por parte de UBS, pese a que la Justicia helvética lo consideró contrario a la legislación nacional.

Por su complicidad en el fraude fiscal de sus clientes, UBS pagó a EEUU una multa de 780 millones de dólares en una primera etapa y acordó terminar con los negocios "off-shore" con clientes estadounidenses, lo que finalmente no le satisfizo por completo.

La determinación de las autoridades del Servicio de Impuestos Internos de EEUU era la de sancionar a los evasores y dejar así claro que no permitirá más ese tipo de prácticas.

Del lado suizo, ese escándalo no podía caer en peor momento para UBS y para Suiza en general. Para el primero porque la crisis financiera le había puesto en una situación cercana a la suspensión de pagos -de la que no hubiese escapado sin ayuda pública- y, para la segunda, porque todo ello reforzaba su imagen de paraíso fiscal.

Sin embargo, el Gobierno suizo decidió jugarse el todo por el todo en favor de UBS, que hasta antes de la crisis estaba en la lista de los diez establecimientos bancarios más poderosos del planeta y era el primer gestor de fortunas a nivel mundial.

Las autoridades helvéticas justificaron su apoyo al banco señalando que se trataba de una disputa jurídica entre los dos países y que, de su resolución, dependía en gran medida la estabilidad de la influyente plaza financiera helvética.

No obstante, el interés superaba las fronteras de los dos países directamente involucrados y toda la industria bancaria ha tenido puestos los ojos en su desenlace por el precedente que sienta.

Haber dejado que UBS se las arreglase solo con la Justicia de EEUU hubiese supuesto un dictamen judicial obligándole a entregar probablemente mucha mayor información de la que finalmente tendrá que desprenderse.

Para la banca internacional esto hubiese representado un terrible precedente ya que habría quebrado la confidencialidad del sistema en ese país.

El último episodio de esta trama se vivió hoy en el Parlamento helvético, donde después de una serie de vaivenes que duraron varios días entre las dos cámaras se aprobó definitivamente el acuerdo fiscal, sobre el que pendía la "amenaza" de abrir la vía a un referendo, como lo solicitaban los diputados.

Tras largas negociaciones, esa posibilidad quedo enterrada para alivio de los medios económicos.

Un ejecutivo de un importante banco suizo lo explicaba así: "Un gobierno desautorizado por el Parlamento, que a la vez es desautorizado por el pueblo ¿Quién podría comprender algo así en el extranjero?".

En Suiza, todo esto deja un sabor amargo en el ciudadano de a pie, que ve como el Gobierno acude en auxilio de un banco que obró de manera delictiva, a pesar de lo cual -salvo un alto ejecutivo detenido en EEUU y que actúa como colaborador de la Justicia- ninguno de sus directivos o responsables ha sido procesado.

Isabel Saco

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook