LA VOZ LIBRE

El órdago de la reforma laboral

Esther Esteban
2010-06-18 18:47:03

Si de echar órdagos se trata aquí nadie se queda a la zaga. La cacareada reforma laboral que hoy verá la luz, esta sirviendo a todos: al gobierno, a la oposición y también a los sindicatos y la patronal para echar una partida de cartas donde nada sea lo que parece. El Gobierno sabe que son lentejas y sintiendo en su nuca el aliento de los organismos europeos, que no le dan un respiro, no le queda otra que intentar ganar la partida, o aparentarlo para que no le birlen las cartas y se queden hasta con la mesa de juego.

Los sindicatos, anclados en su inmovilismo y miopía prefieren amagar y no dar, ir de farol sobre sus propósitos y fijar para septiembre cualquier medida de presión, por si para entonces el temporal amaina un poco. Le enseñan sus dientes al Gobierno, hablan de huelga general, se cubren un poco sus vergüenzas de cara a los trabajadores pero a la vez dejan meridianamente claro para el buen entendedor, que el León más que un fiero animal se puede reconvertir en la ovejita del cuento. En cuanto a la patronal se ha sentado a esperar el resultado, sabiendo que su fuerza esta precisamente en su propia debilidad o mejor dicho en la debilidad de las empresas a las que representa donde el cartel de " liquidación por cese de negocio" que inunda el país de norte a sur y de este a oeste es un argumento inapelable. ¿Y que decir de los partidos de la oposición?. Pues que todos quieren jugar en esta partida sabiendo- como saben- que el gobierno dada su extrema debilidad parlamentaria, sacará hoy mismo su reforma laboral como un Decreto, que entrara en vigor de manera provisional, para luego tramitarlo como un proyecto de Ley a petición de CiU, los mismos que han calificado el proyecto de " churro". El PP quiere ganar la partida a lo grande pero no enseña tampoco sus cartas, no sabemos si porque no se fía del jugador que tiene enfrente -al que llama tramposo sin cesar- o simplemente porque su mano no le permite tampoco tirar cohetes.

No se cómo , pero si sabemos porqué España se ha convertido en una marca de riesgo y desde fuera nos tratan como apestados, con la ayuda inconmensurable de Alemania, que va a por nosotros. Total... la cosa está tan mal que ya apenas nos inmuta que el agujero del estado, que a finales de abril alcanzaba los 488.392 millones de euros -es decir, 11.842 euros por cada españolito de a pie- siga creciendo, ni tampoco que el gráfico de los números rojos de las cuentas públicas este descontrolado. A cada uno nos importa lo nuestro más que nunca, nuestra pequeña economía familiar, los sueldos que no llegan y los impuestos que no paran. Ya sabemos que todo es cuestión de sangre sudor y lágrimas y tenemos asumido que eso de vivir como nuevos ricos fue solo flor de un día, un espejismo alentado por un "optimista patológico" que nos hizo creer que borrando algunas palabras de su diccionario se ahuyentaba el riesgo. La realidad y la caída no es que sea dura es demoledora.

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook