LA VOZ LIBRE

CHINA-ARQUEOLOGÍA

Xu Weihong, arqueóloga de los Guerreros de Xian y premio Príncipe de Asturias

Efe
2010-07-02 10:36:00

Pekín.- Xu Weihong es una arqueóloga con una misión de Estado: desenterrar al ejército formado por los miles de Guerreros de Terracota que el emperador que unificó China, Qin Shi Huang, quiso llevarse al más allá hace más de dos mil años.

Por esa labor, de una importancia fundacional en un país obsesionado por su unidad patria, ella y su equipo de 20 arqueólogos han sido galardonados este año con el premio Príncipe de Asturias, galardón que han recibido con la humildad que exige su cultura.

"Fue una sorpresa para todos", señala Xu, de 44 años, a Efe. "En estos 35 años de trabajo es la primera vez que nuestro equipo recibe un reconocimiento internacional, un premio tan importante fuera de nuestro país. Estamos muy contentos", apostilla.

Xu recogerá el galardón en España el próximo 22 de octubre.

Será un paréntesis en la dura labor diaria que la estudiosa y su equipo llevan a cabo, trabajan de sol a sol y de lunes a domingo, según las condiciones climáticas.

"Ahora con la llegada del verano, adaptamos los horarios. Pero más importante que la velocidad, es la conservación de los guerreros, no podemos ir más deprisa", explica Xu.

La excavación en la que trabajan actualmente, la tercera desde el descubrimiento en 1974 de estos guardianes del universo secreto del unificador, conocidos también como los guerreros de Xian, empezó el 13 de junio de 2009.

Los arqueólogos chinos todavía desconocen el número exacto de Guerreros de Terracota surgidos de la ambición del emperador Qin, de momento han localizado 8.000, de los que se exhiben un millar en el lugar de la excavación, a 33 kilómetros de Xian, la capital provincial de Shaanxi y antigua capital de tres dinastías.

Fue un campesino quien de forma casual descubrió hace 35 años unos restos de cerámicas cuando buscaba agua para combatir la sequía y las envió a un equipo de arqueólogos que descubrieron, estupefactos, que las piezas tenían más de dos mil años.

En esta nueva etapa de investigación, los expertos han encontrado no sólo guerreros, "sino también funcionarios del gobierno, guardas, acróbatas, actores, y también animales, como caballos y cuervos", explica Xu, nacida en la vecina provincia de Gansu.

Se trata de una masiva proliferación de figurines, como si de una producción en serie se tratara que, explica la arqueóloga, "responden a la gran ambición del emperador Qin, que unificó China por primera vez, su ejército era el más potente entre todos los reinos existentes entonces".

La superstición dice que los muertos necesitan en el más allá aquello de lo que han disfrutado en vida, por lo que Qin quiso llevarse con él a sus feroces guerreros, actores y consejeros.

"Las figuras están reproducidas con un gran realismo, son copias de personas y animales reales, con sus arrugas y sus adornos", precisa Xu, motivo por el que hasta los caballos están castrados, como los originales, según desveló el descubrimiento de restos de estos animales reales en una excavación cercana.

Graduada en Arqueología en la Universidad de Gansu, Xu empezó a trabajar en 1989 en el museo de Xian, por lo que esta profesional, cuyo comportamiento y aspecto en nada se asemeja al de una "Indiana Jones", cuenta con una dilatada experiencia de 20 años.

"Me gusta mucho este trabajo", señala, orgullosa de que su equipo esté formado sólo por mujeres, algo inusual en China, ya que se considera más un oficio de hombres por las duras condiciones de las excavaciones en las áreas rurales, donde ni siquiera hay baño.

"Es muy difícil, pero en mi grupo somos todas mujeres. Es algo muy bueno, porque hombres y mujeres tienen diferentes perspectivas a la hora de abordar el trabajo. Los hombres se fijan más en los colores y en las armas, mientras que las mujeres prestan atención a los tejidos, la indumentaria y los adornos", reflexiona.

El principal obstáculo al que se enfrenta ahora la excavación es recuperar la policromía original de algunos de estos guerreros, cuya autenticidad ha sido puesta en entredicho en ocasiones después de que en 2007 China enviara ocho falsificaciones a un museo alemán.

Comentarios

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook