Thursday, 19 October 2017 | 
LA VOZ LIBRE

Beatriz Llorente: "La profesora dijo que se haría la sorda si le hablaban en castellano"

Padeció la política lingüística del bipartito PSOE-BNG en Vigo

LVL
Sunday, 26 de April de 2009, 23:13

Vigo.- Beatriz Llorente Moreno, madre de tres niños (9, 11 y 13 años) y natural de Vigo, ha visto cómo la política lingüística de la Xunta de Galicia saliente ha afectado directamente a la educación de sus hijos. El Decreto 124/2007, de 28 de junio, por el que se regula el uso y la promoción del gallego en el sistema educativo, está generando discordia en la sociedad gallega. El caso que refleja Beatriz no es único. Numerosos padres consideran que esa normativa trajo consigo la imposición del gallego en las aulas y la imposibilidad de recibir enseñanza en castellano.

- ¿Cómo ha vivido la progresiva implantación del gallego en la enseñanza?

- Se veía venir, pero como al principio sólo era Conocimiento del Medio, pues ¿qué importaba? Te amoldabas. Sin embargo, en el presente curso prácticamente todas las asignaturas son en gallego. Incluso la Gimnasia, que la habían dejado como mal menor en español, la imparten en gallego, en función del profesor que les corresponda. De hecho, eres consciente de la situación a partir de tercero de Primaria. Hasta entonces los niños no traen los libros a casa. Un día, te sientas con ellos y ves que no eres capaz de ayudar a tus propios hijos.

- ¿Cuál es su principal queja?

- En primer lugar, la imposibilidad de decidir en qué idioma escolarizar a mis hijos y, en segundo lugar, la creación de un "gallego de laboratorio" que han fomentado desde las instancias lingüísticas oficiales. Nunca se ha dicho 'Galiza' (Galicia) ni 'grazas' (gracias). Enseñan un gallego que denominan normalizado pero que no es otra cosa que una invención que tiene como único objetivo su diferenciación del castellano, con el fin de dificultar su comprensión. Porque nosotros, hablásemos en gallego o en castellano, siempre nos hemos entendido.

"LA NORMATIVA LINGÜÍSTICA ESTÁ PROVOCANDO RECHAZO DEL GALLEGO"

- ¿Cuáles son las consecuencias?

- A los padres y a los niños no les gusta. Yo creo que a muy pocos niños les gusta aprender en un idioma de una forma impuesta, forzada. Si nos ponemos en la puerta de cualquier colegio a preguntar, mucha gente no elegiría este sistema. Lo que la normativa lingüística está provocando es una dinámica de rechazo hacia la lengua gallega.

- ¿Cuándo comenzó a ser consciente de que sus hijos tenían un problema?

- Los primeros signos surgieron en casa, cuando mis hijos comenzaron a no distinguir entre idiomas, a confundir palabras y a no saber expresar conceptos en español. Mi hijo pequeño, de 9 años, me pregunta con frecuencia: "Mamá, ¿esto está escrito en gallego o en castellano?". Las autoridades que se han asignado el título de especialistas en lenguas dicen que no, que este caos lingüístico no causa ningún problema. Yo les digo que sí porque ni los propios profesores saben a veces la traducción de muchos términos. En la clase de mi hijo mediano el profesor utilizaba el libro en gallego, apareció la palabra 'variola' y no sabía qué significaba. Mi hijo miró la versión en español y la ayudó diciendo que era 'viruela'. Es decir, que enseñan sin saber la terminología del idioma en el que  exponen las materias.

- ¿Qué solución propondría?

- Que los padres pudiesen escoger entre la enseñanza en castellano, con la asignatura de Lengua Gallega, o la enseñanza en gallego, con la asignatura de Lengua Española, o la opción mixta: mitad en gallego y mitad en castellano. Pero esta oferta lingüística no coincidía con los objetivos de la Xunta de Galicia de socialistas y BNG. Ellos apostaron por que toda la enseñanza se impartiera en gallego.

"LOS PROFESORES TRABAJAN EN CASA CON LIBROS EN CASTELLANO, PORQUE SON LOS QUE ENTIENDEN"

- ¿Se ha opuesto de alguna forma a este hecho?

- Siempre mando a mis hijos a clase con todos los libros en castellano. Las librerías los suministran pese a que no se contempla en los planes de enseñanza. La mayoría de estos ejemplares corresponden a las ediciones para los colegios de Castilla y León. También animo a mis hijos a expresarse en castellano dentro de la escuela y a realizar los exámenes en español. Me asiste la Constitución. Afortunadamente, enfrente tengo a unos profesores que, aunque intentan seguir las directrices de la Consejería de Educación anterior, muchas veces se sienten impotentes ante la realidad de la oposición de alumnos y padres. En ocasiones, mi hija me ha dicho que el profesor se ha confundido y ha llevado el libro en castellano en vez de en gallego. Es decir, los maestros hacen lo mismo que los padres: trabajar en casa con el libro que entienden.

- ¿Cómo viven sus hijos esta situación?

- Gonzalo, de 11 años, es el más rebelde contra la imposición del gallego. Está concienciado de que tiene derecho a expresarse en español y así lo hace. Sin embargo, Jorge, el más pequeño, de 9 años, acusa la presión a la que le someten algunos profesores. El niño se dirigió en castellano a su maestra y ésta le contestó diciéndole "non te entendo". Así hasta tres veces seguidas. También les dijo a los alumnos que se iba a hacer la sorda siempre que le hablaran en castellano. A mi modo de ver, esta actitud de los profesores se debe, en parte, a la presión de los inspectores, que llegan a los colegios, los sacan de las aulas y se quedan solos con los alumnos para preguntarles en qué idioma les hablan en clase. ¿Por qué no les preguntan qué les parece que les obliguen a hablar en gallego? Están generando una tensión continua que provoca una actitud de angustia en el profesorado.

- ¿Qué conclusiones saca?

- El gallego nunca fue un arma arrojadiza, pero lo convirtieron en un campo de batalla, en una dictadura encubierta en la que las principales víctimas son nuestros hijos.

 

Comentarios

 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook