LA VOZ LIBRE

Facebook: ¿Qué ocurre con el perfil de una persona fallecida?

La red guarda, no desactiva, la información del usuario en una suerte de morgue digital

Jesús Merino López
2010-07-26 11:53:05

Madrid.- ¿Qué hace Facebook cuando muere uno de sus usuarios? ¿Quién da de baja en la red social el perfil de una persona fallecida? ¿Qué legislación regula el servicio post mortem de una identidad digital? Muchas preguntas surgen a la hora de pensar en la vida digital de una persona que ya no está viva en la realidad. Desde hace pocos días, Facebook puede alardear de haber superado la barrera de los 500 millones de usuarios. ¿Cuántos de ellos ya han fallecido? La cifra será baja, pero ¿qué ocurrirá dentro de una década, por ejemplo? ¿Estaremos en las puertas de un cementerio 'online'?

El gigante de las redes sociales se muestra hermético al respecto. La información sobre esta cuestión se mide con cuentagotas y entre las causas para darse de baja de Facebook España no incluye ningún apartado que muestre la etiqueta 'por defunción'.

Sí hay en cambio motivos para darse de baja en vida, pero ninguno para que un allegado lo haga por alguien muerto.

Según parece, los perfiles de las redes sociales de las personas fallecidas quedan en Internet, con fotos, música, amigos y comentarios. La confidencialidad de la cuenta hace que solo el propio usuario pueda darse de baja.

El tema tiene un cierto toque macabro. No existe legislación por la cual las empresas que prestan el servicio deban dar de baja a una persona fallecida. Tampoco parece posible seguir un procedimiento porque las firmas deberían recibir una notificación del creador del perfil antes de dejar este mundo.

Ante esto, Facebook ideó a finales de 2009 una estrategia que permitía mantener al usuario 'activo' y dejar clara la defunción del mismo. La red social creó un perfil para inmortalizar a aquellos usuarios que han pasado a mejor vida: a petición de un allegado, la red guarda (no desactiva) su perfil en una suerte de morgue digital. La información del fallecido solo podrá ser visible para sus amigos y nadie podrá ponerse en contacto con él ni interactuar con su perfil.

Para lograrlo, el interesado debería contactar con Facebook y rellenar un formulario con la fecha de nacimiento de la persona fallecida, sus direcciones de correo electrónico, su relación con el difunto, pruebas de su fallecimiento y un obituario.

Si no se tiene dicha información poco o nada se puede hacer. Los perfiles funcionan con una contraseña que solo conoce el usuario y él es la única persona que puede desactivarlo. Una solución sería dejar los datos de acceso a una persona de confianza, que sería la encargada de limpiar el rastro digital de la persona una vez fallecida.

En este sentido hay algún antecedente que llamó la atención mediática: en febrero de 2009, la hermana del fallecido periodista británico William Bemister, Stephanie, pidió insistentemente que dieran de baja el perfil de su hermano. Facebook se negó.

Ante esto, la joven envió una carta la organización Consumerist, donde expresó su cólera: "El colocó un montón de información personal en su perfil. Cualquiera que haya perdido un ser querido necesita que esa información sea retirada rápidamente por motivos de seguridad y por la enorme pena de tener que tratar con cientos de personas que creen que aún está vivo y a las que hay que informar de su muerte."

Ante semejante polémica, Facebook accedió a retirar el perfil del conocido periodista, como presuntamente ha hecho en multitud de ocasiones. Aquella vez, el portavoz de la red social, Barry Schnitt, aludió a que "la gran mayoría de las personas que nos contactan en relación a amigos fallecidos quieren que sus datos se mantengan para que tanto ellos como otros puedan recordar a esa persona. Sin embargo, a pesar de todo, estaremos encantados de cerrar una cuenta si la persona que lo solicita se identifica a sí misma como alguien con la autoridad para hacerlo".

Y es que también hay quien muestra su simpatía con la posibilidad de que las personas se conviertan en seres inmortales en la Red. La memoria de alguien fallecido podría quedar para siempre en Internet, donde los amigos del malogrado mantendrían encendida la llama de su recuerdo.

Hay quien piensa que las personas fallecidas se convierten en una suerte de 'fantasmas digitales' que prolongan su actividad más allá de la vida terrenal. En el lado opuesto estarían aquellas personas que verían alimentado su dolor al ver cómo su ser querido no termina de fallecer del todo, en una larga y tensa agonía.

Comentarios

Dice ser Ileana Garci
2014-06-01 01:19:07
Mi hermano falleció y quiero cerrar su Facebook

Dice ser soy gay
2014-03-01 06:48:51
fndcnfre

Dice ser Enna
2014-02-18 21:46:44
Se puede solicitar conversión a cuenta conmemorativa, ya seas familiar, amigo, conocido...ya nadie que no le tenga agregado le ve, y ponen su información en pasado.

Dice ser Ivn
2013-03-15 11:59:04
Una amiga mia murio y es horrible como muchas personas aun la saludan en su muro y la etiquetan en fotos, aun mas dificil cuando llegan fechas importantes como navidad y su cumpleaños. Con el permiso de sus padres estoy intentando eliminar su perfil.

Dice ser freddy
2011-08-23 01:44:00
quiero ingresar a la cuenta de mi hermano para ver si encuentro pista de la muerte de el

Dice ser spalop
2011-08-05 00:48:48
No piensas en la muerte cuando estás en la red pero te fastidia ver que tienes que felicitarlo porque es su cumpleaños y lo difícil que parece ser cerrarla, en este caso es mi hermano Jesús Miguel Palop Riera, nació el 5 de agosto de 1946 y falleció el 18 del pasado mes de abril, me gustaría que desapareciera.

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook