Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

MSF alerta de la situación "desesperada" de 70.000 refugiados en Awerial

MADRID, 30 (EUROPA PRESS) Médicos Sin Fronteras (MSF) ha alertado este lunes del empeoramiento de la situación de los refugiados de Sudán del Sur, con más de 70.000 personas que se han tenido que abandonar Bor, la capital del estado de Jonglei, y que en la actualidad se encuentran en Awerial, en el estado de Lagos, en situación "desesperada" según la organización. "La situación de esas mujeres y niños es muy alarmante", ha afirmado la coordinadora de emergencia de MSF en Awerial, Aurélie Dupont, en referencia a las decenas de miles de refugiados que han huido durante la última semana de la violencia de Bor hasta alcanzar Awerial, a unos 50 kilómetros de distancia. "Han abandonado sus casas y han llegado aquí con pocas pertenencias. No hay agua potable, comida, ni sitio para colocar tiendas o dormir. Dependen exclusivamente de la ayuda de la población local", ha relatado Dupont. La organización ha indicado mediante un comunicado que en la actualidad está colaborando con dos clínicas del Ministerio de Sanidad que continúan en funcionamiento, proporcionando consultas médicas y medicamentos. "Una de las prioridades principales de MSF es proporcionar agua transportable para prevenir casos de diarrea, vacunar a niños contra el sarampión y proporcionar atención obstrética a las embarazadas", ha asegurado MSF, que también ha advertido de la necesidad de asistencia alimentaria. "Las probabilidades de enfermedades son enormes", ha alertado el jefe de la misión de MSF en Sudán del Sur, David Nash, que ha asegurado que por el momento la respuesta humanitaria en el estado de Lagos ha sido "muy pequeña". "Hay una necesidad urgente de agua potable, letrinas y control de residuos", ha afirmado, en un llamamiento a otras organizaciones humanitarias para que ayuden a hacer frente a las necesidades de los refugiados. El propio alcalde de Bor, Nhial Majak Nhial, ha emplazado este lunes a los civiles a huir de la ciudad, capital del estado de Jonglei, ante la cercanía de los milicianos del Ejército Blanco, una organización paramilitar formada por 25.000 guerreros de la etnia nuer. La ola de violencia en Sudán del Sur comenzó el pasado 15 de diciembre, cuando parte del Ejército afín al exvicepresidente Riek Machar, de etnia nuer, se sublevó contra el Gobierno del presidente Salva Kiir, de etnia dinka.