LA VOZ LIBRE

Ramón Tamames: más que unas memorias

Iván Vélez Cipriano
2014-03-31 10:11:14

Más de 800 páginas tienen las memorias de Ramón Tamames, cuyo título –'Más que unas memorias' (RBA, Barcelona 2013)- ya avisan al lector de que lo que se va a encontrar en el libro es una trayectoria vital compleja. Y es que, en efecto, quien maneja la pluma es garantía de variedad y riqueza biográfica, ya sea en sus actividades vitales: escritor, pintor, montañero, político, profesor, académico, amante de la buena mesa…, ya en su despliegue de político cuya figura se recorta sobre el trasfondo de un economista exitoso, un pluralismo que acaso vaya implícito en el propio apellido que sugiere eso mismo por su terminación en 's'.

Ya octogenario, el exitoso autor de 'Estructura económica de España' figura destacadamente en las hemerotecas, en los diarios de sesiones, en los archivos televisivos, pudiéndose reconstruir una vida que desborda estas 'Memorias'. Tamames, al cabo, es un personaje tan popular que, por ello mismo, –quien esto escribe conoce a otro así apodado Tamames- complica unas veces y simplifica en exceso otras, el análisis de su figura real.

En cualquier caso, de estas voluminosas 'Memorias' escritas por alguien en plena actividad, destacaremos determinados momentos por la relevancia que tuvieron y por la cantidad de personas y corrientes ideológicas que en ellos concurrieron.

El primero de ellos nos lleva al año 1956, en plena Guerra Fría, en el consolidado franquismo que había firmado unos importantes acuerdos con los Estados Unidos que sirvieron para imprimir un nuevo giro a la España de la época. Con una falange domesticada por el tradicionalismo que poco a poco va perdiendo influencia más allá de su airada imagen, los ulteriormente llamados tecnócratas criados al calor del Opus Deis estarán prestos a tomar el mando dentro de ese juego de equilibrios que se libraba en una España que mantenía a un eterno aspirante a rey en Portugal, consumiendo sus días entre oleadas de agua marina y licor mientras su hijo, convenientemente arropado, era instruido en los resortes del Estado que heredaría en el momento oportuno, una vez disipadas las opciones de los otros aspirantes.

En este contexto, Ramón Tamames, el hijo del médico de Luis Miguel Dominguín, comienza a adquirir relevancia dentro de una Universidad donde hijos de vencedores y vencidos, bajo el común denominador burgués, mostrarán su hartazgo con respecto a unas estructuras que ya empiezan a envejecer. El momento, alimentado por el Mito de la Cultura, será aprovechado por un PCE que apostaba por la reconciliación nacional y empleaba la poesía para ir captando elementos y lanzar una serie de crípticos mensajes a la juventud universitaria antes de la aparición de los cantautores y la canción protesta que requerían de unas condiciones materiales concretas.

Es de este modo como Tamames, Víctor Pradera y Enrique Múgica, bajo el ascendente de un Dionisio Ridruejo que fascinará al trío, visitarán la cárcel –no siendo esta la única vez- y se labrarán una reputación de contestatarios que habría de acompañarles durante muchos años. Es también en este momento cuando don Ramón entrará en contacto con el partido aglutinador del antifranquismo: el PCE que se mantiene activo tras la muerte de Stalin. El objetivo de tal militancia, igualmente pluralista dadas las circunstancias, es, en el caso que nos ocupa, facilitar el advenimiento de la democracia a España. Sin embargo, la palabra democracia, manejada incluso por el franquismo, requiere de un apellido, que en el caso del régimen liderado por Franco será "orgánica" y en el de los escritos de Lenin, será "soviética". La descripción de los sucesos del 56 y sus consecuencias, la cohesión que algunos grupos establecerán a partir de ese instante en su común oposición al franquismo, dejará en el aire una nítida caracterización de la anhelada democracia por la que todos apostaban con objetivos dispares.

El propio Tamames, al responder a una pregunta formulada en 1981, aclarará cuál era su objetivo durante una militancia en el partido que tras la muerte de Franco se desinflará –consulte el lector las páginas 584 y siguientes- en las urnas:

-¿No es triste haber dedicado tanto tiempo a unas ideas políticas que no tuvieron ningún desarrollo esplendoroso?

-No, porque para mí, dentro del PCE, las ideas básicas eran la democracia y la Constitución, y por ellas luchamos, en mi caso desde 1956 a 1981… (pág. 702).

Tales manifestaciones nos obligan a referirnos a otros pasajes de las Memorias, los referidos a los días de la Junta Democrática de España, la réplica socialista y la final composición de la Platajunta. Situados en los prolegómenos de la redacción de la nueva Constitución, los grupos concitados, observados y en algunos casos tutelados y financiados por terceras potencias, tratarán de ganar espacio en los hemiciclos y en unas instituciones en las que poder llevar a cabo los programas largamente elaborados durante décadas.

Sabido es que la memoria es, además de engañosa, necesariamente parcial, y no sólo por lo que tiene de subjetiva, sino porque necesita de completarse con otras muchas para poder ofrecer a una visión general más o menos completa de los hechos pretéritos. Precisamente por ello, las teselas que aportan estas 'Memorias' a ese gran mosaico que supone reconstruir los últimas seis décadas de la Historia de España, ofrecen un gran valor para quien quiera acercarse a dicha época a través de uno de sus históricos personajes.

Concluimos de este modo nuestro comentario en la seguridad de que Tamames, manteniendo el vigor característico de su intensa vida, aún deberá escribir muchas más páginas. Entre otras, las que en las últimas líneas del libro reseñado, que lleva por subtítulo 'Años de aprendizaje, la edad de la razón', ya nos anuncia como continuación de esta obra.

> En la imagen, Ramón Tamames.

Comentarios

 
Publicidad