Monday, 24 July 2017 | 
LA VOZ LIBRE

Jiménez Losantos tercia en el 'caso Belén Esteban'

"En tres días ya se han declarado la guerra dos cadenas de televisión, dos productoras de cada cadena..."

LVL
Monday, 14 de September de 2009, 17:12

Madrid.- Federico Jiménez Losantos ('Es la mañana de Federico', en esRadio) ha terciado en su columa 'Comentarios liberales', en 'El Mundo', en la polémica sobre Belén Esteban. Aunque pueda sorprender, Losantos no es profano ni nuevo en los contenidos sobre los asuntos del corazón. A mediados de los años 80, escribía una columna en 'Diario 16', con Pedro J. Ramírez como director, titulada 'Revista de revistas', donde analizaba los sábados pormenorizadamente la actualidad de los asuntos del corazón.

En el artículo publicado en 'El Mundo', Federico Jiménez Losantos critica la actitud del Defensor del Menor de Madrid por entrometerse en la vida de Belén Esteban y su hija Andrea:

"Es muy natural que una vieja nación que no sabe dónde caerse cómodamente muerta discuta ahora con frenesí si el Defensor del Menor de Madrid, Arturo Canalda, tiene derecho a entrometerse en la custodia de la intimidad de la niña de Belén Esteban que, según Canalda, viene siendo arrastrada por los platós desde hace una década. Y si la acusación fuera cierta, hay que eliminar por sostenidamente inútil esa grotesca figura del Defensor del Menor, divertículo de la siniestra Ley del Menor que tan eficaz papel está cumpliendo en la promoción del delito en España. No hay banda criminal que no tenga ya un menor para el trabajo sucio, desde robar a matar. Ni juez que no tropiece o se esconda en la Ley del Menor, ser mostrenco nacido de la coyunda consensual PP-PSOE.

Así que cuando en Pozuelo detienen a veinte terroristas callejeros -de los que siete son menores- que el juez pone al día siguiente en libertad, sale este Defensor del Menor culpando a los padres, que es gratis, pero ni palabra del grupo neonazi que como eficaz guerrilla urbana -y arreando al rebaño de borrachos de las fiestas- organizó el corte de calles y el asalto a la comisaría. Es más fácil difuminar la responsabilidad que concretarla; y salir por los cerros de Úbeda que por las sombras de Pozuelo. Total, que Canalda anuncia en TVE que, constatada la enorme inquietud ciudadana, lo de Belén Esteban no puede seguir así, porque abusa muchísimo de la intimidad de su Andreíta, tan menor.

¡Qué más quería el sector telerrosa, íntimo cuanto borrascoso, para organizar el penúltimo pollo de la niña de Belén! En tres días ya se han declarado la guerra dos cadenas de televisión, dos productoras de cada cadena, dos frisos de sabios cardíacos y dos telones de público enfervorizado, que han extendido el fuego al patio de butacas de esta democracia ovejuna, de esta cólera del español sentado antes de la publicidad. Lo que me preocupa es que Antonio Burgos bautice como 'belenistas' a los defensores de Belén, su Andreíta y su televipollo. El adjetivo es para los devotos del Nacimiento o Belén, no de la Belén, a quienes cuadraría más llamar 'beleneros'. Al politiqueo del menudeo con excusa infantil, por no llamarlos 'menoreros', digámosles 'menoristas'. Y a esos medios que atacan a la Esteban por pasear a Andreíta mientras exhiben a los Príncipes de Asturias con sus nenas, compadezcámoslos. Aunque saben lo que hacen".

Noticias relacionadas

Comentarios

 
 
 
enviar  imprimir  enviar 

La Voz Libre en tu correo



La Voz Libre on Facebook