LA VOZ LIBRE

La antítesis de los libres e iguales

Enrique Calvet Chambon
2014-08-11 08:21:19

Poco después de salir a la luz esa gran sacudida de la sociedad civil española (el Principado Catalán y las Vascongadas incluido) que es el manifiesto 'Libres e iguales' (!Qué maravilla de titulo!) ha llegado, en tiempo calculado, el gran terremoto del desenmascaramiento del núcleo duro, de la esencia, del secesionismo ibérico catalán de los últimos treinta y cinco años. Muchas lecciones definitivas se deberían sacar de ello, debido a la coincidencia temporal, pero se antoja de particular importancia observar cómo, precisamente, la falaz y lamentable farsa consentida de la moralina Pujoliana es antitética a la construcción de una sociedad de Ciudadanos libres e iguales en derechos civiles. Y el infame sistema intimidatorio basado en la exclusión, el clientelismo repugnante y la mentira por sistema, no digamos.

No insultaré la inteligencia de mis sufridos lectores explicando lo obvio: que la caída de la máscara y el disfraz no lo es de una persona, ni siquiera de todo el cártel Pujolone, sino de todo un sistema, de un régimen abyecto urdido por esta y otras personas claves del mismo jaez con la impunidad asegurada por los gobiernos irresponsables de la Nación y, probablemente, por otras Instituciones.

¿Pero por qué es abyecto? Esencial y radicalmente por lo anunciado, por querer combatir, e intentar destruir, con notables éxitos parciales hasta ahora, la existencia de una vieja Nación de libres e iguales.

Todo el montaje de los últimos 35 años en la larga marcha taimada hacia la secesión reposa básicamente en inculcar a una parte de los españoles que residen en Cataluña ("los catalanes" en jerga imprecisa) que su hecho diferencial cultural, en realidad, es una superioridad moral y una característica de un colectivo llamado a un destino sublime y distinto del de 'la chusma' (esto es, los ciudadanos españoles que residen en otras partes). Creo recordar que el ex-honorable da su nombre a una Fundación dedicada a estudiar y propalar la… ética.

¡Toma castaña!

Es decir, los españoles todos dejan de ser una unidad de ciudadanos conceptualmente iguales en derechos porque existe un subcolectivo 'superior'. Recuérdese los escritos del ex-honorable sobre la bajeza del andaluz como ser desestructurado… no sé si escribiría hoy lo mismo. Para implantar tal clima etnico/destructivo, es necesario un largo tiempo de mentiras, intoxicaciones y manipulaciones que en tanto la deseducación y la vesanía dan sus frutos, se acompaña de intimidación… o compra directa de voluntades (Quién ha visto y quién ve a UGT y CCOO de Cataluña, por ejemplo, a la hora de defender a los 'charnegos'). Bien mirado, la transformación artera y pasteurización orwelliana de la guerra de sucesión al trono de 1714 son mentiras infinitamente más dañinas y repulsivas que los escarceos fiscales del Don.

Sólo que ¡oh sorpresa! la superioridad moral no existe, sino todo lo contrario. Se trata de la superioridad de ambición y corrupción de una oligarquía muy preocupada por tener las manos libres para mangonear y aprovecharse de una mejor situación. Y es que el principio fundamental de la democracia moderna subsiste : Ningún rasgo cultural distintivo, ningun hecho diferencial cultural (¡que existen, gracias a Dios, y en todas partes!) puede justificar jamás, desigualdades en la ciudadanía toda, ni distintos derechos políticos en una sociedad secular. Eso sí es ética básica.

¿Por qué el repentino descubrimiento de una verdad tan elemental, tras el desenmascaramiento? Porque nada de esto hubiera ocurrido sin la lenidad y la falta de asunción de sus responsabilidades de cara al Estado de derecho por los Gobiernos de todos los españoles. Y sin la complicidad activa de dichos Gobiernos. Complicidad acelerada en los últimos 20 años. Los Gobiernos de España están siendo cómplices en una irresponsabilidad fundamental, no proteger el bien común y, a cambio, ir banalizando el mal, creando confusión de valores democráticos, hasta límites intolerables.

Por eso da grima escuchar que lo único que se le ocurre a alguno de nuestros próceres políticos es dialogar sobre la aplicación de la Ley o sobre la no ruptura de una sociedad de libres e iguales, que debe ser principio intocable, con el 'hijo político' de Jordi Pujol (dicho por él mismo), el actual 'honorable' regional.

Recuperar los conceptos y la convivencia democrática básica de todos los ciudadanos españoles, devolver a algunos sus pisoteados derechos civiles, llevará, como poco, una generación, de acuerdo, pero sería mejor darle un empujón esta misma tarde. Partidos que aún no gobiernan, como UPyD y C’s ya han empezado. El manifiesto 'Libres e iguales' ha puesto negro sobre blanco los conceptos elementales. Ya nadie se puede llamar a engaño. Los Gobiernos que elegimos y pagamos todos, tampoco.

> En la imagen, Jordi Pujol.

Comentarios

Dice ser Elvira Lpez
2014-08-11 22:13:04
Yo no sabía que Pujol se apellidaba España. Ahora lo comprendo todo: por eso decían los separatistas catalanes: "España nos roba". Claro, era eso. ¡Ay ay ay el Honorable Hombre de Estado???!!!

Dice ser bertaMorillo
2014-08-11 21:10:36
LO que ha hecho ese gobierno indeseable , que sigue estando presente y nadie interviene para que dimitan ( a lo mejor no es ético ) que personalmente creo que se le está dando muy poco bombo a todo lo sucedido . Habría que hablar más , sacar más datos , enfin que todos los españoles nos diéramos por aludidos

Dice ser Elvira Lpez
2014-08-11 20:35:58
¡Y yo que no sabía que Pujol se apellidaba España!!! . ¡Qué razón tenían los catalanes cuando decían "España nos roba"!

 
Publicidad