Friday, 21 July 2017 | 
LA VOZ LIBRE
Friday, 26 de March de 2010, 18:31
Matas, ese hombre

Donde el Estado es tan desproporcionadamente grande como heladoramente vacío, pues así lo dejó Franco para los restos, es natural que busque fortuna en sus instituciones, en sus garitos más bien, toda suerte de zánganos y malhechores. Si el poder político es apenas nada en relación al verdadero poder, el del dinero, se comprende que no sean los idealistas ni los utópicos quienes se acerquen a él impelidos por el generoso e inocente fervor de mejoramiento de la sociedad, sino la patulea de ambiciosos, listillos y buscavidas que pululan por los submundos de la sociedad. Pero si el Estado, además de grande y vacío, se desdobla en diecisiete palacios deshabitados y sin custodia, habrá que reconocer que tontos serían los listos si despreciaran el filón múltiple y variopinto que se les ofrece.

Hoy se habla de Jaume Matas, que andaba perdido por ahí. No se sabe si con lo del velódromo Palma Arena que duplicó su presupuesto inicial y ni siquiera les sirve a los ciclistas, se le preguntará por su enriquecimiento meteórico mientras se dedicó a la política y ocupó cargos de gran aparato institucional, presidente de Baleares y ministro. Desde luego, nadie le ha preguntado, siquiera por curiosidad, por cómo se las apañó para, siendo tan hortera, apalancarse tantos votos y tantas riquezas. El personaje, que probablemente se irá de rositas pese a lo "presunto" de casi todo que es, se gastaba la pasta (que no tenía antes de la "política") en cosas como tener 150 trajes -aunque ésto de los trajes ya va siendo común en los que, por lo visto, necesitan compulsivamente todos los del mundo para intentar disfrazarse- o en escobillas para el retrete de sesenta y tantas mil pesetas. ¿Es o no es hortera? De esa calificación, ganada a pulso, no le salva ni el tribunal más clemente o favorable. De las otras, quién sabe, aunque no hay que ser un lince ni un perito para comprender que Matas, ese hombre, gastaba las perras como si las hubiera ganado sin sudar exageradamente.

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 
La Voz Libre on Facebook
        

La Voz Libre en tu correo