LA VOZ LIBRE

Marsans y la ética de la ejemplaridad

Carlos Carnicero
2010-06-21 10:59:30

Gerardo Díaz Ferrán es el patrón de los empresarios españoles, su representante y el espejo que refleja a los propietarios de las empresas ante los trabajadores, la otro parte humana del proceso productivo, y ante toda la sociedad. La imagen que irradian los empresarios españoles a través del presidente de la CEOE es todo menos ejemplar. Algunas frases de Díaz Ferrán quedarán para la historia, como la que pedía, al comienzo de la crisis financiera, la suspensión provisional del capitalismo hasta que el estado devolviera la normalidad a la economía. No fue menor su confesión de que el jamás volaría en Air Comet, la compañía aérea de su propiedad, que dejó en tierra a miles de personas sin compensación ni explicaciones razonables.

Sus créditos impagados a Caja Madrid revelaron trato de favor a quien era consejero de la entidad benéfica que ya va teniendo demasiados beneficiarios directos.

Ahora ha logrado desprenderse de otra de sus empresas, Viajes Marsans, cuyos nuevos propietarios pretenden desprenderse del sesenta por ciento de sus empleados lo que significaría más de un millar de nuevos parados.

Y un empresario de estas características es el representante del conjunto de los empresarios españoles y quien dirige la negociación con los sindicatos para la reforma laboral.

El surrealismo, entre otras cosas, es la deconstrucción de la realidad hasta llevarla al absurdo del imposible. Y esto es surrealismo pero de baja calidad.

En España no hay nada imposible por la sencilla razón de que han encontrado una declinación perfecta la desvergüenza con la falta de ejercicio de responsabilidades. El zorro manda en el gallinero y los escorpiones consiguen que el elefante les traslade a la otra orilla del río. Cada mañana las gallinas aparecen muertas y los cadáveres de los elefantes flotan en los ríos con el aguijón clavado en la grupa. Pero no ocurre nada porque el surrealismo ha tomado la fuerza de la costumbre. Aquí es posible una cosa y a la vez la contraria. Por eso Gerardo Díaz Ferrán no tiene problemas para seguir siendo el capo de los empresarios españoles. Y por eso España empieza a no tener ningún crédito en el mundo.

Comentarios

Dice ser zalillo
2010-12-04 12:32:59
Ese sr. es un sinverguenza consumado y refrendado con sus hechos, lo que hay que hacer con él, es llevarlo a los tribunales y sin conocimiento del derecho, creo que habrá incurrido en algunos delitos, que le llevarán a dar con sus huesos en la carcel. Hecho que agradecerían muchos españoles.

 
 
 

Economía

Javier Fernández

Javier Fernández

Periodista
Hagan sus apuestas. ¿Cuánto tardaremos en quebrar definitivamente las cuentas públicas? ¿Dos, tres, cuatro, cinco  [...]

Política

Enrique Arias Vega

Enrique Arias Vega

Periodista y economista
 En Berlín aún quedan ancianos -pocos, por fortuna- que un 13 de agosto de 1961 vieron desde la parte oriental de la ciudad  [...]

Política

Julia Navarro

Julia Navarro

Periodista y escritora
Es curiosa la casi indiferencia que ha producido el anuncio de ETA de que va a entregar las armas



La Voz Libre on Facebook