LA VOZ LIBRE

Iván Tubau y la muerte social

Antonio Robles
2016-11-15 09:45:06

Iván Tubau, el librepensador insobornable acaba de morir biológicamente, pero socialmente llevaba muerto ya hace muchos años excluido socialmente por el nacionalismo catalán.

Ha muerto como murió su padre. En el exilio. Su padre, fundador de la FAI, murió en un campo de refugiados de Argelés (Francia) tras la Guerra Civil cuando sólo contaba con cuatro años. Allí vivió con su madre, activista y fundadora a su vez del PSUC. Él, educado en Francia, receló siempre del nacionalismo. De todos los nacionalismos. Por eso, como su padre, ha muerto en el exilio, excluido por el nacionalismo catalán, que desde finales de los ochenta decretó su muerte social por oponerse a su instrumento de adoctrinamiento más refinado: la inmersión lingüística. Paradójicamente, le concedieron tres premios de poesía en catalán: Enric Ferran (1991), Jocs Florals (2001) y Ausiàs March (2003).

Le conocí en 1994. Bueno, en realidad, nos habíamos cruzado mucho antes, a finales de los setenta. Él era mi profesor de redacción periodística en la Universidad Autónoma de Barcelona donde estudiaba Ciencias de la información. Pero digo que lo conocí en 1994 porque a partir de esa fecha intimamos hasta construir una estrecha amistad llena de complicidades culturales, ideológicas y políticas. Con el rechazo al nacionalismo de fondo.

A principios de los noventa un grupo de activistas contra la exclusión lingüística en Barcelona organizados alrededor de la Asociación por la Tolerancia queríamos dar visibilidad a nuestras ideas a través de intelectuales con prestigio social. Así fue como instituimos los Premios a la Tolerancia, que desde entonces se entregan cada año. Entre ellos, están Fernando Savater, Baltasar Garzón, Albert Boadella, Félix de Azúa, Antonio Muñoz Molina, Mario Vargas Llosa etc. Pues bien, él, Iván Tubau, fue el primer Premio a la Tolerancia 1995. Ese primer premio fue también ocasión para conmemorar las 50.000 firmas a favor del manifiesto “En castellano también, por favor”. Entre ellas, la suya.

Por entonces escribía en catalán en el 'Avui' y el 'Diario de Barcelona' con una novedad muy especial: era el único articulista que denunciaba sin ambages la inmersión escolar. Todo ello lo recoge en 1993 en el libro 'Llengua i pàtria amb ceba tendrá'. Hoy puede parecer cuestión menor, no entonces, cuando nombrar la evidencia siempre acarreaba daños colaterales. A él le costó la exclusión social. En su caso con muy malas artes. Le intentaron incluso satanizar colgándole una falsa denuncia de acoso a una alumna. No le doblegaron. Tenía las cualidades que se necesitan en una sociedad sectaria, acobardada y ñoña: personalidad, desenfado y ningún complejo. Un ilustrado con sentido del humor, alguien que intuyes desde que intercambias la primera palabra con él, que nunca estará en rebaño alguno. Un espécimen raro, muy raro en la Cataluña identitaria.

Hasta entonces, había sido personaje polifacético: periodista, ilustrador de comics, actor, presentador de programas de televisión exitosos, escritor, profesor de redacción periodística, y sobre todo, librepensador. Fue activista en el Mayo del 68, hippy, libertino y libertario, el primer director de 'Playboy' en España y amigo entrañable de sus amigos. En los ochenta presentó y dirigió programas de televisión como 'Viure els 80' (1981), 'Cinc cèntims de cultura' (1982-83), 'Hablemos de amor' (1984) y 'El diván d'Ivan' (1988-89). En su faceta de escritor publicó libros de poesía, novelas y ensayos sobre periodismo, humor gráfico, cine y política. Entre los más destacados: De Tono a Perich : el chiste gráfico en la prensa española de la posguerra (1939-1969) (1993), Paraula viva contra llengua normativa (1990), Nada por la Patria (1999) etc. Su último remanso como articulista fue 'El Mundo de Cataluña'. Como me dijo un día ya escaso de medios y vencido por la vejez: “lo que me da para el postre”.

Nunca aceptó prebendas que pudieran suponerle cerrar la boca ante lo que consideró injusto. Por eso se comprometió con Tolerancia, con Foro Babel y fue uno de los intelectuales firmantes del manifiesto que dio lugar al nacimiento de Ciudadanos.

En estas líneas precipitadas quiero reconocerle como el intelectual más desinteresado de todos cuantos ayudaron a la Resistencia al nacionalismo a salir a la luz. Perdió materialmente todo, a cambio ganó para siempre todo nuestro reconocimiento. Hasta pronto, amigo.

PD: “El nacionalismo es un crimen, porque edifica muros entre el hombre y la humanidad, entre las personas y el mundo. No hay nacionalismo bueno, todos son criminales”. (Iván Tubau. 20 de mayo de 1995. Primer Premio a la Tolerancia).

> En la imagen, Iván Tubau.

Comentarios

Dice ser Mafalda
2016-11-18 10:49:29
Ivan Tubau fue compañero de curso en el Instituto del Teatro de Barcelona. Le recuerdo como un chico divertido, de gran encanto personal, pero tambien con una "jeta" impresionante. Han pasado muchos años y la vida da muchas vueltas. De esa generacion ya quedamos pocos, Descanse en paz.

Dice ser ViernesSanto
2016-11-15 15:56:35
El título correcto de su libro de 1993 és "Llengua i pàtria amb ceba tendra". Tendra significa 'tierna' y se escribe sin acento. Divan tampoco se acentúa en catalán. Se nota que eres un heroe y las malvadas hordas del nacionalismo catalán no consiguieron que aprendieras bien esa lengua. Que suerte la tuya! Porque pretender enseñar esa lengua menor llamada catalán en Catalunya (Cataluña, perdón) me ha parecido siempre una desfachatez. Y pretender que se usara con normalidad... habrase visto! Afortunadamente una legión de valientes y humildes (muy humildes) Quijotes levantásteis la voz hace casi 20 años para defender ese castellano tan maltratado en esta tierra, que tan solo hablaba ya casi todo el mundo y que seguía como lengua dominante.Pero por si acaso surgisteis vosotros, siempre al lado del más débil y contra las injusticias. Para frenar a esa malvada lengua catalana tan poderosa (creo que en mi escuela, en el recreo, la hablaban tres o cuatro...pero vaya, que seguro que teniais razón). Tubau me dió clase en la UAB. Recuerdo que nos menospre

Dice ser ngela.
2016-11-15 12:43:46
Una gran persona, irrepetible. Gracias por la voz que diste a tantas personas en la "Catatonia" nacionalista. D.E.P.

 
Publicidad