LA VOZ LIBRE

Socialdemócratas de Cs se mudan a CINC para ganar su primera batalla lingüística

Antonio Robles
2017-03-10 13:01:13

El Ayuntamiento de Viladecans (Barcelona) respetará la lengua en que sus ediles hayan participado en los plenos o en cualquier otra actividad en el Ayuntamiento. Aunque parezca mentira, hasta ahora traducían todas las intervenciones hechas en castellano al catalán aunque el edil de turno hubiera intervenido en español. El cambio se ha hecho efectivo desde el pasado pleno del 23 de febrero.

La batalla la ha dado el concejal socialdemócrata no inscrito, J.S.Navarro, actualmente en Centro Izquierda nacional (CINC), que había dejado su afiliación en Cs por su desacuerdo con el abandono de la socialdemocracia, la beligerancia lingüística y la falta de democracia interna del partido naranja.

Viladecans, ciudad de 65.000 habitantes, forma parte del cinturón industrial de Barcelona. De población mayoritariamente castellanohablante (64,8% de lengua materna española) es una de tantas poblaciones surgidas del aluvión de trabajadores llegados de otras partes de España en los años cincuenta, sesenta y setenta. A pesar de ello, hasta esta legislatura el Reglamento Orgánico Municipal (ROM) disponía que “La lengua del ayuntamiento es el catalán”. Nada extraño en esta sociedad nacionalista excluyente, donde han eliminado de la realidad a la lengua española en nombre del eufemismo de lengua propia. Desde la escuela a los medios de comunicación, desde el ayuntamiento de Barcelona a las Universidades, desde el callejero a los museos, mercados, eventos culturales, deportivos etc. Todo en nombre de la lengua propia, o sea única. El latiguillo: la lengua catalana como lengua propia de Cataluña será la lengua utilizada por la institución correspondiente; o en el mejor de los casos precedida por el adverbio “normalmente” para salvar la legalidad constitucional, aunque en la realidad debe traducirse por “exclusivamente”, y de facto se convierte así en la única oficial.

En el Ayuntamiento de Viladecans, sin embargo, no se han atrevido a tanto y a pesar de que en el Art. 9.1 de su reglamento interno dice: “La Generalidad, las Administraciones locales y las demás Corporaciones públicas de Cataluña, las instituciones y empresas que dependen de las mismas y los concesionarios de sus servicios deben utilizar el catalán en sus actuaciones internas y en la relación entre ellos. También deben utilizarlo normalmente en las comunicaciones y notificaciones dirigidas a personas físicas o jurídicas residentes en el ámbito lingüístico catalán”, a pesar de ello, repito, añaden una coletilla final para salvar directamente la prohibición de la lengua oficial de todos los españoles: “sin perjuicio del derecho de los ciudadanos y ciudadanas a recibirlas en castellano, si lo solicitan”.

Aún así, no consentían que las Actas fueran redactadas en la lengua que los ediles hubieran utilizado. Como muy bien sostuvo el concejal J.S. Navarro, no solo se conculcaba el derecho a reflejar en las actas el idioma en que se había intervenido como si de una lengua extranjera se tratara, sino que se imponía una traducción que podría alterar el sentido perseguido por el ponente.

Este pequeño triunfo del afiliado a CINC, J.S. Navarro garantiza que Centro Izquierda Nacional será beligerante con toda exclusión lingüística en Cataluña y no cejará hasta acabar con la inmersión, el adoctrinamiento escolar y cualquier otro supremacismo, abuso étnico, o exclusión lingüística en cualquier rincón de España sin dilación ni cálculos electorales. En España existe una lengua común, oficial a todos los efectos en toda España, y, por tanto, también en Cataluña, donde, además, el 55,3% la población es de lengua materna española. CINC luchará incansablemente para devolver a los padres el derecho a que sus hijos puedan estudiar en la lengua materna si ese es su deseo. Porque es su derecho. Y al resto, garantizarles la libertad lingüística.

Comentarios

Dice ser manuel
2017-05-08 13:50:27
al adoctrinamiento de los niños en los colegios, es una especie de "abuso" de los niños. Puesto que junto al abuso sexual, también tenemos que considerar el abuso cultural hacia las mentes infantiles. En definitiva "pedofilia" cultural y genocidio cultural.

 
Publicidad