Thursday, 27 July 2017 | 
LA VOZ LIBRE
Tuesday, 16 de May de 2017, 10:21
ILP contra el concierto vasco

Los Conciertos económicos Vasco y Navarro son una absoluta vergüenza (o mejor, una absoluta desvergüenza), un baldón de nuestra democracia todavía joven, un injustificable tributo a la reacción del Antiguo Régimen. De entrada, los Conciertos son una concesión al “foralismo”, la reivindicación básica del Carlismo y su equivalente el Nacionalismo vasco. “Dios, Patria, Fueros, Rey” eran los principios carlistas, integrismo puro, totalmente enemigos de la ilustración, del estado laico y de la igualdad. Y el foralismo nos remite al “privilegio de hidalguía universal” con el que los vizcaínos (1590) y los guipuzcoanos (1608) se libraron de pagar impuestos. Y de ser torturados en proceso judicial, y de ir a la guerra, y de hacer la mili. Y esa condición no se limitaba a su residencia en Vasconia, sino que era una condición personal, reivindicable en todos los reinos de Su Católica Majestad. Y, ya en clave mitológica –¡aunque la mitología explica tantas cosas!- conecta con algo tan turbio como la idea de la pureza de sangre de los vascos: en esas tierras no había judíos ni moros. Y es que los vascos eran descendientes directos de Túbal, nieto de Noé, que se habría asentado aquí después del Diluvio. La nobleza esencial de los vizcaínos no había sido otorgada por los godos ni por ningún monarca, sino que era anterior a todo, algo natural como las peñas, los ríos y el viento. Ese es el inquietante trasfondo de los Conciertos.

Pues para vergüenza de los padres constituyentes, nuestra flamante Carta Magna “ampara y respeta los derechos históricos de los territorios forales”, como reza la Disposición adicional primera. Algún cachondo habría propuesto, con una jeta comparable, la restauración del derecho de pernada: aunque con menos éxito, claro. Dicen que eso fue para conseguir sumar al consenso constitucional al PNV, y bajo la presión “guerrillera” de ETA. Pero aun así, ni ETA se detuvo entonces, ni el PNV votó afirmativamente. En el ánimo de los constituyentes –seamos ingenuos, supongamos lo mejor- quizá latía la esperanza de que el tema se reconduciría, ya que “dicho régimen foral se llevará a cabo, en su caso, en el marco de la Constitución”, como matiza dicha Disposición adicional. Pero con el tiempo la brecha entre el régimen foral y el común no ha hecho más que agrandarse, primero por los duros años de plomo de ETA, y luego por la debilidad de los gobiernos de Madrid, que necesitaban los votos nacionalistas pata tocar poder. Es lo que le ha sucedido esta semana a Rajoy, que para sumar los 5 votos del PNV ha tenido que ofrecer un minicupo de 956 millones, en vez de los 2500 millones –como poco- que les correspondería (Funcas, Papeles de Economía). Una tercera parte. Los vascos pagan una tercera parte. El resto lo ponemos nosotros. Claro: es que no somos hidalgos.

Vascos, amigos: ¿Qué se siente cuando tienes un privilegio absolutamente pringoso, proveniente de la historia más tenebrosa, y del chantaje –ETA- más putrefacto? ¿Qué se siente cuando eres “hidalgo” en una sociedad de ciudadanos libres? ¿No se os cae la cara de vergüenza? ¿No os abochorna ser “especiales”? ¿No añoráis la igualdad, o sea la única categoría de los ciudadanos libres, la única que te permite aguantarle la mirada a un convecino? ¿No veis que esto se va a acabar, que se tiene que acabar de todas todas? Venga, basta ya de pamplinas y tonterías de apellidos.

Pero parece que los partidos no reaccionan: temen perder votos. Pues entonces, vayamos por el camino de enmedio: montemos una ILP iniciativa legislativa popular. Basta ya de conciertos y de cupos. Basta de rancho aparte, basta de privilegios: todos iguales. Y en todo caso, quien no se conforme con el menú, que pida la carta, pero que la pague. Comer a la carta no puede salir más barato que el menú de la casa. El taxi siempre es más caro que el bus. Por cierto: “bus” proviene de “ómnibus”, es decir para todos.

> En la imagen, Rajoy y Urkullu. 

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
Página 1 de 1
Encontrados 3 comentarios
Dice ser NITRO
Saturday, 20 de May de 2017, 20:37
También, ¿me gustaría saber qué sienten los liberales al ser los responsables de haber acabado a sangre y fuego con todo un sistema de libertades, similares al sistema foral vasco navarro, que estaba presente y vigente en todos los territorios de las Españas?

Dice ser Anónimo
Saturday, 20 de May de 2017, 19:29
Y vosotros, liberales, ¿qué se siente al haber desmantelado un sistema de libertades concretas, que se disfrutaban en sus diferentes aspectos en todos los territorios de las Españas, de caraácter muy similar al regimen foral vasco-navarro, aragonés o valenciano a sangre y fuego?

Dice ser glicerio
Wednesday, 17 de May de 2017, 13:39
Pues la verdad es que yo el privilegio de no pagar impuestos no lo siento. En todo caso los madrileños que no pagan Impuesto de Patrimonio podrían contestar mejor.

Página 1 de 1
Encontrados 3 comentarios
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 
La Voz Libre on Facebook
        

La Voz Libre en tu correo