LA VOZ LIBRE

2.000 psicólogos contra 40.000 colegas

Felicísimo Valbuena
2012-01-04 13:04:58

De nuevo, me ocupo de los privilegiados

Quien lea esta Crítica beniana seguramente conocerá dos sindicatos de privilegiados a los que ya he dedicado mi atención y esfuerzo: Los de controladores aéreos y los de Iberia. Corrijo: Les he adjetivado de “privilegiados”, los adjetivos que más les cuadran son los de “archiprivilegiados”, porque superan prácticamente a los políticos- ¡que ya es decir!- en su distinción radical del resto de la sociedad española.

Sin embargo, no puedo dedicar esta columna a esos “colectivos”, como dicen los cursis, porque le estaría concediendo una atención exagerada. Ya habrá más ocasiones en un futuro próximo. Mientras, por ejemplo, haya un Justo Peral, presidente de los pilotos de Iberia, los periodistas tendrán siempre asuntos disparatados sobre los que informar a sus públicos. Jesús Gil fue una mina para los periodistas, sobre todo para los periodistas de investigación. Justo Peral lleva camino de ser el Jesús Gil de los pilotos, pero en peor.

Ahora me voy a ocupar de un grupo de psicólogos, que vienen a ser unos 2.000 y que quieren preocupar y dominar a 40.000 profesionales de la Psicología. Y si ya sabemos el daño que pueden hacer pilotos y controladores a todos los españoles, recomiendo a los psicólogos, tanto estudiantes como licenciados, que se preparen para lidiar con el “frente de rechazo” que en la práctica han formado la Asociación Nacional de Psicólogos Internos y Residentes y otras siglas.

Tenía ya preparada esta entrada desde hace meses, pero he preferido esperar a que tomaran posesión los responsables del nuevo Gobierno, que son quienes pueden tomar decisiones en este asunto. Para quien me lea por primera vez, me remito a las entradas que he escrito sobre la Psicología como profesión sanitaria en “La Voz Libre”.

Viene bien recordar la historia más reciente

El pasado 27 de junio varios miembros de la Junta Directiva de la ANPC (Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos) se reúnen con Màrius Rubiralta (Secretario General de Universidades), María Soledad González (Subdirectora General de Títulos y Reconocimiento de Cualificaciones) y Leticia Gamo (Jefa de Área de dicha Subdirección).

Según la información aparecida en el Foro de la ANPC, en dicha reunión las citadas autoridades del Ministerio de Educación, comunican que habrá una 2ª convocatoria de examen para los que no superaron el examen del 27 de noviembre de 2010. Concederles el Título de Psicólogo Especialista en Psicología Clínica dependía de que superasen dicho examen. Infocop publicó la noticia el 06-07-2011 y el 15-07-2011 también informa que María Soledad González ratifica la voluntad del Ministerio de hacer una modificación de la Orden PRE/1107/2002, como paso previo para una nueva convocatoria de examen, medida que ya se había tomado con otras especialidades como Enfermería.

Los de ANPIR, a lo suyo, que es el elitismo engolado, quejumbroso e interesado

Unos días después, el 8 de julio, la Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos y Residentes (ANPIR) publica un comunicado en el que expresan que esa 2ª convocatoria “además de contraria a lo legalmente dispuesto, es desacertada, injusta e innecesaria”. Los respectivos argumentos esgrimidos en su documento son: a) que contraviene lo dispuesto en la Orden PRE/1107/2002 que disponía que cada solicitante tendría una sola convocatoria de examen; b) que es injusta al discriminar a los que ahora ya tienen conocimientos profesionales que se adecuan a los requisitos exigidos para la concesión del título (es de suponer que se refieren a los que en junio de 2005 no reunían dichos requisitos a veces por falta de un mes de práctica profesional), c) que es innecesaria porque la supuesta inseguridad jurídica en la que se veían los psicólogos en ejercicio queda resuelta por la disposición 6ª de la Ley 5/2011 de Economía Social. Y d) que “Sin una razón de peso que invalide la anterior convocatoria, esta reevaluación sólo puede llevar a un sinfín de quejas y nuevas reevaluaciones, en perjuicio del sistema PIR, establecido a nivel estatal desde 1993”

Cómo refutar fácilmente a los de ANPIR

La argumentación falaz de ANPIR omite:

- que si el Ministerio de Educación promulga una nueva Orden Ministerial que modifique la PRE/1107/2002 no se incurre en ilegalidad,
- que en una democracia la injusticia se soluciona reconociendo derechos a los injustamente tratados (en vez de mantener las actuaciones injustas para que no haya distinciones),
- que la disposición 6ª de la Ley de Economía Social establece un plazo de sólo 12 meses para el ejercicio legal de la profesión sin dejar cobertura legal posterior,
- que el sistema PIR establecido en 1993 ha tenido modificaciones, pasando a ser una formación de 4 años en vez de los 3 que inicialmente se establecieron.

Todo lo anterior muestra que la modificación de normas no es “contraria a lo legalmente dispuesto”. Ya saben los psicólogos que los de ANPIR siempre estarán en contra de todo lo que signifique mejora para los demás colegas.

La prestidigitación gubernamental y la formación en la práctica de un “frente del rechazo”

Dando un salto en el tiempo, pasamos del 27 de junio y del 8 de julio al 5 de octubre de 2011 en que se publica la Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública que, en lo que a los psicólogos se refiere, es un ejemplo de prestidigitación gubernamental.

Una de las principales características de la actuación del mago, o prestidigitador, es atraer la atención del público hacia una mano que se mueve mucho (en los diestros es la derecha y en los zurdos es la izquierda). Mientras tanto, el truco se elabora con la otra mano inadvertida (en los diestros con la izquierda y en los zurdos con la derecha).

Así a la tramitación de la Ley General de Salud Pública (LGSP), cuando ya está en el Senado, el 8 de septiembre le llega a la Comisión de Sanidad del mismo la enmienda 126, propuesta por el grupo Entesa Catalana de Progrés, constituida por PSC, Esquerra Republicana, ICV y EUA. En síntesis supone una regulación de la Psicología en el ámbito sanitario, contemplando la profesión del Psicólogo General Sanitario.

Ante el texto, el Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos tuvo un fin de semana activo, redactando y proponiendo a los diversos grupos parlamentarios, un texto de enmienda transaccional que especificara las condiciones de acceso desde el futuro Master de Psicología Sanitaria a la nueva profesión sanitaria y a la formación de PIR y diera una cobertura de 3 años de legalidad a los que ahora ejercen la profesión (a los que la Ley de Economía Social daba sólo 12 meses)

Los grupos parlamentarios únicamente recogieron lo de los de 3 años y pasando nuevamente al Congreso, se aprobó y promulgó la Ley General de Salud Pública, que en su disposición adicional séptima dice: “Tendrá la consideración de profesión sanitaria titulada y regulada con la denominación de Psicólogo General Sanitario de nivel licenciado/graduado, en los términos previstos en el artículo 2 de la Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, los licenciados/graduados en Psicología cuando desarrollen su actividad profesional por cuenta propia o ajena en el sector sanitario, siempre que, además del mencionado título universitario ostenten el título oficial de Máster en Psicología General Sanitaria, cuyos planes de estudio se ajustarán, cualquiera que sea la universidad que los imparta, a las condiciones generales que establezca el Gobierno al amparo de lo previsto en el artículo 15.4 del Real Decreto 1393/2007, de 29 de octubre, por el que se establece la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales”

Ante esta promulgación, las opiniones (unas veces particulares y otras institucionales) han sido diversas. Desde la expectativa prudente, pasando por la celebración y llegando al rechazo (AEN, AEPCP ANPIR  Mesa Galega de Psioloxía Clínica)

Una manifestación mínima y el lío de los motivos que tienen en sus cabezas

La Mesa Galega por la Psicoloxía Clínica convoca para el 7 de octubre, viernes, una manifestación ante el Ministerio de Sanidad, para expresarle su “rechazo” ante una 2ª convocatoria de examen y ante la creación de la profesión de Psicólogo General Sanitario. Les apoyan la AEPCP (Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología) cuya Presidenta es Dña. Amparo Belloch, también Presidenta de la Comisión Nacional de la Especialidad de Psicología, la AEN (Asociación Española de Neurología) y la ANPIR (Asociación Española de Psicólogos Clínicos y Residentes). Una dificultad, que puede pasar desapercibida y parecer nimia, es que a día de hoy (otra cosa es lo que puedan después modificar en sus web) las reivindicaciones no son idénticas. Unas se centran en que sea necesario tener el Máster para poder acceder al PIR, otras añaden el NO a la profesión de Psicólogo General Sanitario, mientras otras además de todo ello solicitan que NO HAYA un 2º examen para los que no superaron el del 27 de noviembre de 2010. Todas las peticiones, como de costumbre, se justifican con la bandera de la “calidad”

Y en este contexto surge la noticia de EUROPA PRESS sobre dicha manifestación del 7 de octubre en la que se comunica que se manifestaron 250 psicólogos. Otros psicólogos que estuvieron presentes como observadores afirman que los presentes eran unos 100.

El Presidente de ANPIR saca pecho con sus falacias

Según dicha noticia, el Presidente de ANPIR se lamenta de que “se están duplicando especialidades” ya que considera que no se establecen apenas diferencias entre el Psicólogo Especialista en Psicología Clínica y el Psicólogo General Sanitario.
Es interesante observar que en la noticia es el Presidente de ANPIR quien eleva la profesión de Psicólogo General Sanitario al rango de especialidad, pues la Ley General de Salud Pública, como cualquiera que no tenga los mismos prejuicios que él, no establece tal cosa.

Después de dar arbitrariamente como verdadero el postulado falso de que la LGSP considera el Psicólogo General Sanitario como una especialidad, abundan ejemplos tales como "Es como si un estudiante de Medicina pueda decidir entre hacer Cardiología por la vía MIR o mediante un máster universitario de uno o dos años, sin diferencias entre ambos salvo que se llamarán de forma diferente", o que los "perjudicados" de esta duplicidad de especialidades serán "los propios especialistas y los pacientes", que "no sabrán diferenciar entre un psicólogo clínico o un psicólogo general sanitario". Y también abundan declaraciones parciales como que para estudiar Psicología no haya "ningún tipo de limitación", como los 'numerus clausus' que tienen las facultades de Medicina, o el hecho de que sea "la única profesión sanitaria que se puede estudiar por la Universidad a Distancia (UNED)".

Cómo desmontar las falacias sobre la “calidad”

Hace años, unos aprovechados se dedicaron a marear la perdiz utilizando el término “innovación” sin ningún rigor. Al final, se hicieron ricos engañando a muchos bobos. Y así es como vino la crisis de las .com. Ahora, ya estamos más preparados para que no nos tomen el pelo manoseando el concepto de “calidad”.
Los de ANPIR y demás no tienen en cuenta:
1) que para estudiar Psicología prima el cursar el Bachillerato Científico Sanitario;
2) que el sistema de pruebas de selectividad para acceso a las carreras universitarias sustituye a los “numerus clausus” que tanta notoriedad tuvieron hace décadas y
3) que la Facultad de Psicología de la UNED es una de las más grandes, con altísimo nivel de asistencia presencial y de programas de formación.

No hace falta ser un genio para vislumbrar que tras la bandera de “la calidad”, estas asociaciones están muy ocupadas y preocupadas en que el campo de trabajo privado en psicología de la salud se reparta entre muy pocos, pues los puestos de trabajo públicos son escasos. Su actuación que toma como bandera “la calidad” siempre consiste en
- excluir al mayor número posible de los psicólogos que ejercen la profesión;
- que no haya más especialistas después de un 2º examen,
- que no haya generalistas que puedan trabajar en lo privado.

¿Por qué no dedican similares esfuerzos, comunicados y manifestaciones mínimas a pedir que se doble el número anual de plazas de PIR? ¿Por qué no exigen que esté presente un psicólogo en cada Centro de Atención Primaria? Tal vez porque sea más fácil excluir a los compañeros de profesión, en un claro ejemplo de insolidaridad profesional.

Los responsables del Ministerio han cambiado. Una entrevista imprescindible

Según la noticia de Europa Press, Francisco Valero, Director General de Ordenación Profesional, Cohesión del Sistema Nacional de Salud y Alta Inspección del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, recibió a los manifestantes y aseguró que "comprendía y apoyaba" la postura de los psicólogos clínicos.
Voy a permitirme dar algunas ideas, ya que el Sr. Valero habrá cesado en su cargo

Es muy importante que los Colegios de Psicólogos se organicen y actúen como un “lobby” legal en la práctica y que se entrevisten con los responsables ministeriales para contrarrestar las falacias, maniobras y manipulaciones de la postura del “frente del rechazo”. Y que hagan ver a los responsables ministeriales que esas asociaciones no representan ni de lejos a todos los psicólogos clínicos, tanto a los que han obtenido el título (vía homologación o vía PIR) como a los que llevan ejerciendo durante años. Este colectivo está compuesto por unos 40.000 profesionales, de los cuales, como máximo, 2.000 pertenecen a las mencionadas asociaciones. El objetivo importante de esta entrevista es defender los intereses de los 40.000 psicólogos. También pueden llevarle la entrevista que le hizo Infocop al Presidente de la Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos (ANPC) el 17 de octubre, para que los responsables ministeriales comprendan que hay otras posturas más razonables que las del “frente del rechazo”.

Sería muy, muy conveniente pedir, incluso con insistencia, el cese inmediato de Dña. Amparo Belloch. En otras entradas creo haber demostrado cómo enreda esa señora. Veo que sigue haciéndolo, pero que enrede desde su Asociación, no desde la Presidencia de la Comisión Nacional de la Especialidad de Psicología. No aspiren a que esta señora deje de enredar. Cuando se jubile, lo seguirá haciendo.

Cuando al Presidente Roosevelt le visitaban pidiéndole cosas, él siempre decía: “Me han convencido. Ahora, presiónenme”. Pues eso, una convocatoria de manifestación a los 40.000 psicólogos y estudiantes de Psicología, que apareciese en los telediarios, dejaría en evidencia al “frente del rechazo” y en sus verdaderas dimensiones a su mínima manifestación.

Comentarios

 
Publicidad