Friday, 21 July 2017 | 
LA VOZ LIBRE

Comunicación

Felicísimo Valbuena

Felicísimo Valbuena

Consultor y Periodista
Wednesday, 05 de August de 2009, 16:58
La proposición

Por fín, una buena comedia

Es difícil encontrar ahora películas que sean comedias son humor auténtico. Sí, porque hay muchos directores que piensan que han rodado comedias, cuando realmente el humor lo deben de tener muy escondido. Tan escondido que el público da la espalda a muchas de estas pseudocomedias. El que los personajes se rían o pretendan hacer de graciosos no equivale, ni de lejos, a que lo sean.

'La proposición' se ajusta a la mayoría de las pautas que establecieron los grandes de la Comedia clásica -Aristófanes, Plauto...- y los de la Comedia europea, sobre todo, de Molière.

Una de las pautas que estableció Aristófanes y que ha tenido tantos imitadores, es partir de una premisa imposible o sumamente improbable y aplicar después una lógica rigurosa.

'La proposición' es una versión actual de 'La fierecilla domada' de Shakespeare, que también parte de una premisa improbable: un padre niega el consentimiento para que una hija se case, si antes no contrae matrimonio con la que él considera una rebelde. Entre las versiones cinematográficas de la obra de Shakespeare contamos con una de Jack Taylor de 1929, con Mary Pickford; con otra española, que Antonio Román dirigió muy bien en 1955, y con 'La mujer indomable', que dirigió Franco Zeffirelli en 1967, y que considero inferior a la española, aunque actuasen la entonces pareja de moda Elisabeth Taylor y Richar Burton.

Una premisa improbable y una lógica rigurosa

¿Cuál es la premisa improbable de 'La proposición'? Que Margaret Tate (Sandra Bullock), célebre editora-jefe de Golden Books, para muchos la mejor profesional de los Estados Unidos, recibe la sanción de que la deporten a Canadá, su país de origen, porque ha olvidado renovar su visado en un viaje a Europa. La respuesta de ella es creativa: comunica que va a casarse con su asistente, Andrew Paxton, al que interpreta Ryan Reynolds.

Hasta entonces, ella se ha comportado como lo que el Análisis Transaccional denomina Estado de Padre Crítico: es arrogante, despreciativa y su lenguaje corporal indica que activa casi permanentemente ese Estado del Yo. Por el contrario, su asistente actúa como un Niño Adaptado desde que hace tres años empezó a trabajar con ella.
A partir de esa premisa y de la decisión que ella toma, la película avanza con una lógica rigurosa: los dos se ven obligados a mentir durante casi toda la película para salvar el compromiso a que han llegado: “Nos casamos, nos divorciamos después de unos meses y yo, Andrew, subiré en Golden Books”.

De acuerdo con este trato, las transacciones que establecen entre ellos durante casi toda la película son cruzadas cuando están solos y dobles cuando tratan con los demás; en cuanto al tipo de transacción que establecen con los otros son angulares casi todo el tiempo. Es decir, casi toda la película están fingiendo ante los otros. Sólo cuando ella le expresa a él sus sentimientos de admiración porque él tiene una familia y ella no, alcanzan la transacción complementaria de la intimidad y del amor, aunque no físico.

Tema y moneda del guión

Ya he hablado, en una de mis críticas, de la diferencia que estableció Eric Berne entre el tema del guión y la moneda del mismo. Si empezamos por esta última, vemos cómo Shakespeare situó su comedia en Italia; Antonio Román, en España; Zeffirelli, en Italia; la directora de 'La proposición', Anne Fletcher, en Nueva York al principio y al final, pero casi toda la película, en un pueblo de Alaska. En cuanto al tema: los cuatro temas fundamentales de los guiones de vida son amor, odio, gratitud y venganza, según Eric Berne. Pues bien, el tema de esta película es el amor. Y todo el secreto está en cómo Margaret va pasando de ser un Padre Crítico a un Adulto y a un Niño Natural o espontáneo y cómo Andrew va abandonando su estado de Niño Adaptado y pasa al estado de Adulto, mostrándose como un excelente asertivo y al estado de Niño Rebelde con su padre en Alaska, para desembocar en un Niño Natural con Margaret, con su familia y con sus compañeros de trabajo, ante los que no tiene inconveniente en declarar su amor a ella.

Sí, la comedia norteamericana clásica sigue teniendo vigencia

El guionista Peter Chiarelli demuestra que domina muchos registros de la comedia norteamericana de los años dorados. Efectivamente, coloca a los personajes en situaciones muy difíciles y los somete a sufrimientos cómicos con un efecto humorístico indudable. Incluso, aplica una norma que garantiza un giro eficaz, como hacían las citadas comedias norteamericanas. Al final de la tercera parte -quienes leen mis críticas saben que yo divido las obras en cinco partes-, hay un acontecimiento que rompe el desarrollo lineal de la película. Ahí supera las versiones cinematográficas que ya he nombrado. Sandra Bullock descubre la agenda oculta que mantenía desde el principio: se iba a casar con él para que no la deportasen a Canadá y él había aceptado el trato.

Para solucionar éste y otros obstáculos anteriores, la directora maneja muy bien la comedia física, con las carreras y lucha contra el reloj. Anteriormente, también hemos asistido a buenas escenas de comedia física, como la del águila que se lleva en sus garras al perro de la casa. Margaret consigue impedirlo lanzando su móvil al águila, pero ésta vuelve y le arrebata su apreciado teléfono, tan importante para ella. También, la escena en la que, involuntariamente, los dos chocan desnudos en el suelo; ella, porque sale de la ducha a por una toalla y él, porque se ha desvestido para ducharse.

Las interpretaciones me parecen excelentes, tanto de la pareja protagonista como de los personajes secundarios. Entre los personajes que encuentro graciosos, precisamente porque no quieren hacer gracia está el estricto y concienzudo oficial del Servicio de Inmigración, que no duda en desplazarse nada menos que hasta Alaska -otra inverosimilitud que tiene cabida en una comedia-, para verificar si la boda es de verdad o es un engaño.

El aire de los tiempos

La directora ha querido captar el aire de los tiempos. La madre y la abuela fuerzan a la pareja a que duerman juntos, aunque no estén casados -de hecho, nunca llegan a consumar físicamente su amor-. En la obra de Shakespeare y en las versiones cinematográficas que he citado, la ceremonia de la boda es religiosa; incluso, en la versión de Zeffirelli, Burton bendice la mesa. Sin embargo, en la película que venimos comentando, esta dimensión religiosa refleja las costumbres de los indios de Alaska.

En resumen, una buena comedia, precisamente porque se atiene a las normas de la comedia clásica, que tan bien supieron aprovechar los grandes guionistas y directores de la comedia norteamericana de los años treinta, cuarenta y cincuenta.


FICHA TÉCNICA

Título: La Propuesta (The Proposal)

Directora: Anna Fletcher
Guionista: Peter Chiarelli
Intérpretes principales: Sandra Bullock, Ryan Reynolds
Año: 2009

Comentarios

Comenta esta información

Usuario:
Comentario:
Ver condiciones
Ver términos legales
Código de seguridad:
Copia el código:


Se publicará en breve
 
 
 
 
enviar  imprimir  enviar 
La Voz Libre on Facebook
        

La Voz Libre en tu correo