LA VOZ LIBRE

Simoneta Gómez Acebo y José Miguel Fernández Sastrón se separan

Mª Eugenia Yagüe
2009-07-06 19:15:12

 

Nuevo disgusto en Zarzuela

(06.07.09) El Rey está preocupado por la nueva crisis matrimonial en su familia. ¿Afectan las separaciones de hijos y sobrinos a la imagen de la monarquía? En todo caso, ponen a la Familia Real en boca de todos por asuntos nada institucionales.

Y es que al pueblo llano podría preguntarse: si a la Familia Real se le rompen los matrimonios como a la ‘gente corriente’, ¿en qué se diferencian del resto de los ciudadanos?

Pero otra reflexión más y acabaríamos de nuevo en el tópico de siempre: si no son una familia ejemplar y son como todo el mundo, ¿por qué no se instaura una república, en lugar de una monarquía con todos los privilegios que lleva consigo?

No es el momento ni procede discutir aquí y ahora el mejor modelo de Estado. Hay muchas repúblicas por ahí que son bananeras, represoras y dictatoriales -Cuba, Corea del Norte, Honduras o China-, mientras que todas las monarquías del mundo occidental -Noruega, Suecia, Holanda, Dinamarca, Inglaterra o España- son los estados más democráticos y con mayor grado de libertades del mundo.

El caso es que la sobrina del Rey, Simoneta Gómez Acebo, y su marido José Miguel Fernández Sastrón, se han separado. Ella es hija de la infanta doña Pilar y él, nieto del fundador de Galerías Preciados, un imperio comercial que nació en La Habana y acabó integrándose en otro imperio con el que tenía lazos familiares: el de El Corte Inglés de Ramón Areces.

Él es músico, ella es una ejecutiva importante para España y Portugal de los joyeros Cartier. En 19 años de matrimonio, sus diferencias de vida, trabajo e intereses no habían impedido una convivencia tranquila y feliz. Nada hacía suponer que, después de tanto tiempo, la pareja acabaría cada uno por su lado.

Cada día se rompen miles de matrimonios en España -a la cabeza de divorcios en Europa-, pero ésta es la segunda separación en la misma familia en menos de un mes. Beltrán Gómez Acebo, otro hijo de doña Pilar, y la modelo Laura Ponte ya no viven juntos desde hace unas semanas.

Parece que el paso que dio la infanta Elena hace dos años y medio animó al resto de los Borbones en crisis a oficializar sus desavenencias.
Pero estas cosas siempre se habían ventilado dentro de palacio. La buena imagen y las apariencias forman parte incluso del protocolo real.

Por eso, los trámites de divorcio de los duques de Lugo se han llevado sin ninguna prisa y en el mayor de los secretos. No era conveniente que la crisis matrimonial de la infanta Elena estuviera expuesta al público cada semana, como la de una Belén Esteban cualquiera.

Pero este otoño podría haber novedades. ¿Está el pueblo español preparado para el primer divorcio real?

> En la imagen: La sobrina del rey Juan Carlos, Simoneta Gómez Acebo, y su marido, José Miguel Fernández Sastrón.

 

La jequesa de Qatar se cuida en España

Las fotos de Carla Bruni y la jequesa de Qatar, Mozah Bint Nasser Al Missned, la pasada semana en el palacio del Elíseo han dado la vuelta al mundo. Entre las primeras damas del mundo, si hasta ahora nadie podía competir con madame Sarkozy en estilo, atractivo y elegancia, la segunda esposa del emir de Qatar no sólo estuvo a la altura de la presidenta consorte.

La jequesa ha demostrado ser una señora espectacular, bellísima, con un porte extraordinario, tener mucho mundo y desenvoltura de gran dama, segura de sí misma y divinamente vestida. Cuentan que, además, es refinada y de enorme cultura.

Lo que no sabe casi nadie es que ha pasado quince días en Sha, el hotel, clínica y Spa, considerado como el mejor de Europa y uno de más grandes del mundo, situado frente a la bahía de Altea.

Mozah estuvo allí con sus hijas probando toda clase de tratamientos de belleza y bienestar con los mejores terapeutas y especialistas en su género y haciendo la dieta macrobiótica diseñada por el sabio japonés Michio Kushi, la figura más respetada de la dietética moderna.

A diferencia de otros huéspedes famosos como Kylie Minogue, Andrés Velencoso o François Pinault, Mozah llegó de incógnito y quiso una estancia de absoluta discreción, sin protocolo ni visitas de su embajador en España. Tampoco hizo ninguna vida social ni mantuvo trato con otros huéspedes.
Este fin de semana, Sha abrió su espectacular terraza como el punto de encuentro más exclusivo del verano de la costa alicantina. La fiesta coincidió con el festival de cine de Alfás del Pi y allí coincidieron el mundo del glamour y el del espectáculo.

La jequesa de Qatar ya no estaba allí, aunque ha prometido volver a Sha. Perdió la ocasión de conocer a Millán Salcedo, Bibiana Fernández, Loles León, Elena Benarroch o al actor Lluis Homar, el sorprendente 'rey Juan Carlos' de la serie de TVE sobre el 23-F. Una España que también merece la pena conocer.

> En la imagen: La jequesa de Qatar, Mozah Bint Nasser Al Missned.

 

La envidia, un pecado tan español…

El español tiende a machacar al triunfador. En lugar de sentirse orgulloso de gente como Rafa Nadal, Julio Iglesias, Penélope Cruz, Javier Bardem o Antonio Banderas, cada uno de sus triunfos suele ir acompañado de algún comentario demoledor que rebaja el nivel de su gloria. Ahora es Banderas quien ha sufrido las consecuencias de la envidia.

Una sentencia reciente obliga a derribar más de mil metros del entorno de ‘La Gaviota’, la casa de Antonio Banderas y Melanie Griffith en Marbella. Hasta ahora creíamos que la casa del actor era víctima de la polémica Ley de Costas que arremete contra los chiringuitos. Una anomalía urbanística consumada hace ya muchos años y convertida hoy en un atractivo de nuestras playas, que no molesta a nadie. O en todo caso, ofende menos a la vista y a la moral social que esas torres de Benidorm y sus vecinos, fruto de la codicia y la especulación.

A Banderas no le derriba la valla ni le estropea su piscina una legislación arbitraria, sino los vecinos de su comunidad a las afueras de Marbella. Protestan porque su jardín tiene más metros que los del contiguo, aunque cuando el actor compró la casa, todo estaba en orden y dentro de la ley.

Es el cinismo tan español, el resentimiento, la envidia contra el que triunfa. Es buena gente y, además, prefiere veranear en su país que en otros destinos de lujo, donde seguramente sería recibido con honores.

> En la imagen: El actor Antonio Banderas.
 

Comentarios

Dice ser laviga
2009-07-09 16:19:50
Pues si Maria Eugenia, la envidia y machacar al que triunfa es muy español, y tú Maria Eugenia también has pecado de lo mismo. Hace bien poco que machacaste injustamente. Espero que te apliques la misma lección que quieres impartir a los demás y no machaques a nadie en tus artículos y opiniones de radio, porque me dejaste de piedra con tus desvaríos de hace unas semanas.

Dice ser ANA ACOSTA
2009-07-07 13:34:41
ME PATECE INDIGNANTE QUE A ANTONIO BANDERAS LE HAGAN QUITAR ESOS MIL METROS DE SU FINCA, HABRIA QUE IR POR TODA LA COSTA DEL SOL Y VER LAS MANSIONES QUE HAN INFLIGIDO LA MISMA LEY, PERO NO SE METEN CON ELLOS, EN FIN LA ENVIDIA ESPAÑOLA HACE ESTRAGOS.

 
Publicidad