LA VOZ LIBRE

¿#Desconecting? No, gracias

Luis Fernández del Campo
2013-07-24 10:05:25

En estos últimos días de julio parece que se vaya a acabar el mundo. Antes de finalizar el mes, todos quieren dejar terminado su trabajo (los que lo tienen) y se despiden hasta septiembre, como cuando éramos estudiantes y finalizaba el curso escolar. Es cierto que el verano, las vacaciones, suponen un parón y una buena ocasión para recargar pilas y ‘resetearnos’ personal y profesionalmente. Pero de ahí a practicar el ‘#desconecting‘, como recomiendan algunos, hay un largo trecho.

En el próximo mes de agosto somos muchos los que no desconectaremos por muchos motivos, especialmente porque no tenemos trabajo formal del que desconectar, o porque estamos pendientes de todas las redes para ver si surge algo facturable y monetizable, sea cuando sea. Pero también porque necesitamos estar conectados con nuestros familiares y amigos, tanto off-line como on-line, y al menos eso, mientras podamos pagar la conexión a Internet no nos lo quitará nadie.

Los residentes digitales, aquellos que habitamos en las redes (como bien nos define Eva Collado Durán), generalmente somos personas con una alta sociabilidad, con una especial necesidad de comunicarnos con los demás, tanto con los amigos físicos como con los virtuales. Y a ambos, los tenemos accesibles a través de las redes sociales, a un 'clic' de distancia a través de nuestros smartphones, tablets, etc. Mirando hacia atrás, da un cierto vértigo recordar cuando para contactar con alguien había que llamar por teléfono a su casa, donde podía estar o no. Más adelante, llegaron los móviles, y cambió el paradigma de la comunicación interpersonal: pasamos de llamar a casas a llamar directamente a las personas. Y hoy en día, podemos incluso prescindir de hablar con ellos, ya que gracias a la conexión móvil a Internet podemos enviarles un whatsapp, o un mensaje a través de múltiples redes sociales. ¿No os pasa a vosotros que cada vez necesitáis menos hablar por teléfono y usáis más la conexión de datos?

Recuerdo cuando en 1992 adquirí (voluntariamente, para uso particular) mi primer teléfono móvil cuando en 1998 pusimos conexión a Internet en mi casa, y cómo con el tiempo hemos seguido incrementando y mejorando paulatinamente nuestras conexiones analógicas y digitales con el resto del mundo. Es por ello que ya no concibo ‘desconectarme’ ni en vacaciones, pues ésta es precisamente la época del año en la que más me apetece mantener el contacto con los amigos.

Precisamente, el verano pasado, gracias a las redes, pude contactar y ‘desvirtualizar’ a grandes referentes y buenos amigos en las redes, como Noel Carrión (gracias a una foto de Santander en Instagram), o como Francisco Ratia (gracias a un check-in en Foursquare, en el Carrefour de Ponferrada), o como muchos otros amigos que, gracias a la geolocalización de nuestros dispositivos en las redes, nos localizamos y nos seguiremos encontrando para disfrutar juntos de buenos momentos off-line en lugares inesperados. Momentos que aprovecharemos para compartir videos y fotos del encuentro en tiempo real con nuestras redes, que no olvidemos son redes de personas, no de máquinas.
Conecting, sí, ¡y con mucho gusto!. Conectado a todo y a todos.

> En la imagen, un hombre habla por el móvil mientras pasea por la playa

Comentarios

 
Publicidad