LA VOZ LIBRE

Lifting sin cirugía: nuevas tendencias en tratamientos faciales

Elena Jiménez
2013-12-09 11:44:18

Cada vez más, las pacientes buscan procedimientos menos invasivos pero a su vez eficaces y versátiles. El ideal de la naturalidad después de un procedimiento de estética se impone y atrás quedan las facciones con sensación de operadas, o los labios demasiado rellenos con productos que con el paso del tiempo generan alteraciones de la forma, muy poco estéticas. Últimamente se ha impuesto el llamado lifting sin cirugia como una alternativa que cumple las características de naturalidad, duración en el tiempo e incluso prevención de un envejecimiento poco armónico.

El lifting sin cirugía es en esencia un conjunto de técnicas sin cirugía y sin anestesia general o sedación, de modo que no es necesario un quirófano, que aplicadas de una forma equilibrada sobre el rostro de una paciente, tratan de conseguir una mejora armónica, natural y estable en el tiempo del proceso de envejecimiento facial natural.

No existe una técnica en concreto que pueda definir este concepto. Unos médicos hablan de hilos tensores, otros de láser sin cirugía, y otros incluso de técnicas de masaje asistido con aparatología como la Radiofrecuencia Facial. No olvidemos el famoso botox y los rellenos de hialurónico u otros implantes. Existen todo tipo de términos para definir el atractivo nombre de lifting sin cirugía.

Podemos enumerar las técnicas que se combinan para un tratamiento completo:

- Remodelación del Óvalo facial con Láser de Diodo.

- Tratamientos láser superficiales para eliminación de Manchas.

- Tratamiento de Plasma rico en Plaquetas para mejorar la luz y tersura de la piel.

- Rellenos de Hialurónico y tratamiento de toxina botulinica (botox) para recuperar volúmenes y formas más armónicas y jóvenes.

En absoluto es real el tópico, "cada paciente es distinto". Es evidente que no se realizará el mismo tratamiento para una persona de 30 años que para una paciente de 60. Sin embargo, ambas solicitan un lifting. Eso sí, se refieren a deseos muy distintos. Una persona más joven quiere resaltar formas, como labios o pómulos, y una más mayor quiere hacer desaparecer arrugas.

Un ejemplo de protocolo de tratamiento con máximos resultados es la combinación de toxina, láser subdérmico, relleno facial con grasa y mesoterapia con plasma rico en plaquetas.

¿Son iguales los resultados de un lifting sin cirugía que de un lifting convencional?

Por supuesto que los resultados finales no pueden compararse con el auténtico lifting quirúrgico, pero tampoco son iguales en su esencia.

Ante todo envejecimiento hay que trabajar tres planos (volumen, elevación, arrugas) que no están aislados sin que configuran la base facial de cada paciente. De modo que si no se hacen técnicas en conjunto, siempre se obtendrá un resultado escaso.

Los rellenos faciales son la base para el aporte del volumen perdido. Aplicados a diferente niveles y con productos de distinta densidad se puede devolver a un rostro el aspecto más juvenil que tenía antes.

La aplicación de técnicas que elevan tejidos como es la toxina botulínica. Las últimas novedades son láser subdérmicos que pasados debajo de la dermis producen retensado en las zonas de flacidez y en el famoso código de barras consiguen una mejoría muy importante.

Y las alteraciones de las arrugas finas o las manchas se pueden eliminar mediante peeling, láser específicos para manchas o para mejorar la calidad de la piel externa.

¿Qué debo tener en cuenta para elegir un especialista en lifting facial?

Existen varias especialidades que son pioneros en estas técnicas: la Cirugía Plástica, la Dermatología, y más recientemente la Medicina Estética. Investiga si el especialista que te va a tratar tiene estas especialidades.

Es importante que el diagnóstico inicial te lo haga el mismo especialista que te va a aplicar el tratamiento. También es importante que el mismo te haga el seguimiento. Desconfía de los vendedores o intermediarios. Ponte en manos de un médico especialista y no de un “comercial”.

Lee detenidamente los consentimientos. Las efectos secundarios o problemas posteriores son posibles aunque no muy frecuentes (dependiendo de la técnica). Asegúrate de que el doctor que te va a realizar el tratamiento está a tu alcance para cualquier duda/problema en los días posteriores.

Investiga qué productos utiliza. Esto es importante. Entre los implantes que se pueden usar hay muchas marcas, precios, calidades distintas. Unos tienen certificados CE y otros FDA. Elige estos últimos. La FDA Americana es un organismo mucho más exigente que la marca CE.

Comentarios

Dice ser Ana
2014-03-09 02:19:30
Añade un cuarto de rodaja de patata a un procesador de alimentos, agrega dos cucharadas de limón, una cucharada de jugo de patata y una cucharada de miel. Bate todos los ingredientes y unta la mezcla sobre todo el rostro. Deja que el tratamiento para el rostro actúe durante veinte minutos. Enseguida lava con agua tibia. Es un excelente Tratamiento para la cara

 
Publicidad